Local

El Cercanías del Aljarafe se libra del estudio de impacto ambiental

El Cercanías del Aljarafe no tendrá que esperar a un estudio de impacto ambiental para comenzar las obras. Pese a pasar por un sector de especial interés medioambiental, la ampliación del servicio hasta Benacazón no requerirá este trámite. Sólo se aplicarán medidas correctoras para prevenir el ruido y la contaminación.

el 16 sep 2009 / 02:40 h.

TAGS:

El Cercanías del Aljarafe no tendrá que esperar a un estudio de impacto ambiental para comenzar las obras. Pese a pasar por un sector de especial interés medioambiental, la ampliación del servicio hasta Benacazón no requerirá este trámite. Sólo se aplicarán medidas correctoras para prevenir el ruido y la contaminación.

La ampliación del Cercanías del área metropolitana (con la línea C-5) no supondrá daño alguno a los espacios naturales. La Secretaría de Estado de Cambio Climático -dependiente del Ministerio de Medio Ambiente- descarta, incluso antes del inicio de las obras, la posibilidad de someter esta actuación a un estudio de impacto ambiental. Esa evaluación no será necesaria porque, a su juicio, las obras "no afectarán a ningún área especial de conservación que pertenezca la Red Natura 2000". Esto ahorrará tiempo de tramitación.

Con este dictamen, no se prevén afecciones importantes en el trazado, que pasa por el río Pudio y el arroyo Majagarranque y que atravesará un entorno en el que se encuentran lugares de gran interés medioambiental como el corredor verde del río Guadiamar. El único problema será, tal y como precisa el dictamen, en forma de molestias para los residentes del Aljarafe por temas de ruido, contaminación en general o acumulación de polvo.

Eso sí, esta decisión no implica que se dé carta blanca al proyecto, que está actualmente en fase de redacción. La resolución exige que, con el inicio de las obras, se aplique una serie de medidas correctoras que se volcarán, sobre todo, en la conservación del espacio natural y la recuperación de las áreas degradadas cercanas al paso del futuro tren del Aljarafe.

El plan de acción fija habilitar el acceso a las obras a través de una vía o unos caminos existentes, utilizar las canteras o préstamos homologados y hacer uso de vertederos legales, con lo que se pretende evitar todo tipo de alteraciones tanto a las personas como al medio ambiente.

En esa línea, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), responsable del proyecto, ya está preparado para hacer cumplir estas medidas correctoras para proteger la vegetación. De hecho, se insiste en que, durante el periodo que duren las obras del Cercanías del Aljarafe, se adecentarán las áreas asfaltadas por donde circule la maquinaria y, si es necesario, se procederá a regar la vegetación del entorno para limpiarla de polvo.

Estas acciones se plantean después de un largo periodo de consulta, donde participaron, entre otros, la Subdelegación del Gobierno en Sevilla, la Delegación Provincial de Cultura y algunos de los consistorios implicados en el proyecto, caso de Benacazón o Sanlúcar la Mayor.

El proyecto consiste en la construcción o adecuación de seis estaciones entre Camas y Benacazón. La red incluye también la construcción de aparcamientos disuasorios, con un total de 838 plazas. Con ellos se pretende facilitar el acceso a este nuevo servicio que, según el Ministerio de Fomento, prevé su entrada en funcionamiento en 2011.

  • 1