Local

El Cercanías recupera su afluencia de viajeros tras dos años de caídas

La red gana 50.000 usuarios en 2010 y espera consolidar esta tendencia al alza con la nueva línea en el Aljarafe (C-5)

el 29 abr 2011 / 18:50 h.

TAGS:

Varios usuarios esperan en el andén de la estación de Santa Justa para coger la línea C-1, que es la más demandada.

La red de Cercanías pone freno a la caída de viajeros que, coincidiendo con la crisis, ha sufrido este servicio llamado a plantarle cara a los atascos de Sevilla y su área de influencia. Tras dos años consecutivos en los que se ha perdido casi un millón de pasajeros, el tren recuperó parte del terreno perdido en 2010, donde experimentó un leve incremento de 53.000 usuarios, es decir, un 0,7%. El gerente de Viajeros Urbanos e Interurbanos de Renfe en Andalucía, Francisco Arteaga, confirmó ese reverdecer de la red, tras afirmar que en el primer trimestre de este año se roza los dos millones de pasajeros, lo que supone un 8,8% más con respecto al mismo periodo del año anterior.

El primer síntoma de esta recuperación vino abanderado por la C-1 (Lora del Río-Sevilla-Utrera-Lebrija), considerada la joya de la corona de Renfe, que sumó el pasado año 5,9 millones de usuarios, 107.000 más que en 2009. De su afluencia depende el éxito del servicio de Cercanías del área de Sevilla, ya que acapara el 86,5% de los 6,8 millones que hicieron uso de estas líneas de ferrocarril.Tanto es así que fue la única línea que experimentó un aumento de viajeros, frente a la bajada del circular C-4 (Santa Justa-Palacio de Congresos) y la línea C-3 (entre Sevilla y Cazalla de la Sierra).

El caso del Cercanías de la Sierra Norte es una tendencia ya habitual. Tan sólo subieron 112.000 viajeros en 2010, una cifra exigua pero a la vez comprensible si se tiene en cuenta de que pasa por una comarca que no se caracteriza por grandes núcleos de población. Caso distinto es el del Circular C-4, que en los últimos años no ha parado de crecer y se ha estancado en 2010, con una caída de 38.000 pasajeros. La obra de ampliación de Fibes, que ocupó una explanada que los usuarios utilizaban como un improvisado aparcamiento, ha podido influir en la llegada de más personas.

De ese modo, la línea C-1 sigue dando buenas noticias y viene a dar la razón a Renfe cuando decidió aceptar la demanda histórica de los usuarios del Bajo Guadalquivir y ampliar su recorrido hasta los municipios de Lebrija y Las Cabezas de San Juan. Esa decisión se adoptó en septiembre y, en esos tres meses, la estación de Lebrija ha recibido una media de 279 viajeros al día, repartidos entre los que cogían el tren y los que se bajaban del mismo.

Además de la cifra más global, Renfe trabaja con los datos de los aforos -que se toman una vez al año en día laborable y son por los que se guía la compañía para estudiar la demanda-, que prácticamente calcan los de los últimos dos años, con una diferencia de apenas 300 pasajeros. Un día laborable se cerró en 26.379 viajeros, que fueron 26.616 en 2009.

Renfe tiene depositadas muchas esperanzas en la red y confía en confirmar su recuperación en 2011, donde cuentan desde el pasado 28 de marzo con el Cercanías del Aljarafe (C-5).

Sólo en un mes desde su inauguración se han subido a esta línea 41.927 viajeros, lo que equivale a una media de 1.400 usuarios al día. Eso se traduce a un crecimiento constante del servicio, que en su primera semana recibió 900 viajeros de media. Arteaga precisó que en Renfe están "muy satisfechos" con el arranque de la línea, cuya puntualidad de horarios supera el 98% de los viajes. "En este primer mes se ha detectado un deslizamiento del vehículo privado en favor del tren", señaló.

Además, confirmó tendencias que se percibían desde el primer día en funcionamiento: el 66% de los usuarios se concentran en tres estaciones, con especial incidencia en las de Villanueva del Ariscal-Olivares (9.512 pasajeros) y Sanlúcar la Mayor (9.102). El destino de la mayoría de los pasajeros es la parada en el área hospitalaria del Virgen del Rocío, a donde se baja el 37% de usuarios. Le siguen Santa Justa (27%) y la estación de San Bernardo (26%), que cuentan con la ventaja de conexiones de tren y Metro, como bien remarcó el propio Arteaga, que también destacó que un 7% de los usuarios se desplazan entre las poblaciones del Aljarafe.

El tramo horario con más demanda en la C-5 se sitúa entre las 6.15 y las 9.00 horas de la mañana, que acumula un 30% de usuarios que se dirigen a Sevilla. Por contra, el mayor movimiento de pasajeros hacia el Aljarafe se sitúa entre las 15.52 y las 17.52 horas, donde se sube el 28% de viajeros del Cercanías del Aljarafe.

  • 1