Local

El cerco a los 'abertzales' eleva el riesgo de atentado

El Ministerio del Interior ha elevado al máximo la alarma ante la posibilidad de que ETA quiera entrar en la campaña para el 1-M con un atentado, en respuesta a la anulación de las listas abertzales. La Policía confirma que la banda vuelve a tener infraestructura en Madrid.

el 15 sep 2009 / 22:42 h.

TAGS:

El Ministerio del Interior ha elevado al máximo la alarma ante la posibilidad de que ETA quiera entrar en la campaña para el 1-M con un atentado, en respuesta a la anulación de las listas abertzales. La Policía confirma que la banda vuelve a tener infraestructura en Madrid.

Los expertos policiales tienen la convicción de que ETA vuelve a tener infraestructura en la capital de España y se apoyan en dos datos de la investigación del último atentado: la adquisición de una tarjeta telefónica prepago en Madrid la semana previa y la insólita llamada que realizaron con ella para advertir del coche-bomba, realizada a tan sólo un kilómetro de donde habían aparcado el vehículo. La Policía deduce de esa inmediatez que los autores no tenían que recorrer una distancia importante para alcanzar su escondite.

Los investigadores también ponderan el hecho de que los terroristas robasen la furgoneta-bomba en Navalagamella, un pequeño y tranquilo pueblo del noroeste de la comunidad ubicado en una zona que ETA ya había utilizado con ese fin en 2005, en un atentado con un modus operandi calcado del seguido el pasado 9 de febrero. Las sospechas apuntan a que colaboradores de la banda instalados en Madrid o alrededores podrían haber marcado el lugar adecuado para sustraer el vehículo, incluso que podrían haber facilitado algún escondite para montar el explosivo o guardar la carga.

Con los insistentes rumores sobre la declaración de una tregua instalados en los círculos políticos de Madrid, ETA cometió tres atentados en la capital a lo largo de 2005. Sin embargo, las investigaciones de aquellos atentados nunca avanzaron y no se pudo comprobar si contaron con ayuda instalada en Madrid.

Los últimos informes de los servicios de información de la Policía apuntan a la intención de la banda de significarse en la campaña electoral vasca a través un atentado de gran repercusión. Las Fuerzas de Seguridad temen un asesinato selectivo o, incluso, un secuestro como el de Miguel Ángel Blanco, con igual fin, algo que ya intentó el último comando Vizcaya, desarticulado, en la figura de un concejal socialista de Eibar. En esta coyuntura, el Ministerio del Interior ha reforzado la protección a los candidatos y cargos del PP en el País Vasco.

Las fuentes consultadas por Europa Press precisaron que el temor a un atentado en campaña electoral se extiende también a los candidatos socialistas en Euskadi y hacia miembros de la Ertzaintza. Sin embargo, el análisis que hacen los expertos en lucha antiterrorista se centra especialmente en el riesgo en el PP, ya que consideran que los etarras pueden pensar que con un atentado en las filas del PP perjudicarían al PSOE.

El análisis. Esta reflexión, entre otros datos, está basada en que será la primera ocasión en la que se impide que un partido vinculado a la organización terrorista pueda concurrir a los comicios. Por primera vez, no contarán con ningún miembro en el órgano de representación de la comunidad autónoma, el Parlamento del País Vasco, después de que el Tribunal Supremo anulara las candidaturas de D3M y Askartasuna y el Tribunal Constitucional confirmara esta decisión. De hecho, al día siguiente de que el TS acordara la impugnación de las listas, tras la petición de la Fiscalía General y la Abogacía del Estado, la banda terrorista ETA respondió con el atentado en Madrid.

La banda terrorista ETA ha cometido atentados mortales en numerosas ocasiones en campaña electoral. La última ocasión con motivo de las elecciones generales del pasado año cuando los terroristas asesinaron a un ex concejal del PSOE de Euskadi en Mondragón, Isaías Carrasco.

  • 1