Economía

El cereal se dispara y resurge el temor a otra crisis alimentaria

En el mercado agrario andaluz el trigo se revaloriza hasta un 59% y el 77% la cebada

el 09 ene 2011 / 20:56 h.

Una cosechadora en plena faena en un campo de la campiña sevillana sembrado de trigo.

Mientras las cabalgatas de Reyes tomaban las ciudades de España y se asistía, pues, a los últimos coletazos del consumismo de la Navidad, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) hacía público un informe en el que alertaba de otro repunte del hambre en el mundo como consecuencia del nuevo encarecimiento de las materias primas agrícolas, en especial de los cereales.

Las estadísticas de precios que elabora la Consejería andaluza de Agricultura confirman tal subida, en algunos casos con porcentajes espectaculares, y que aflora en un entorno de crisis económica, que la hacen todavía más significativa si cabe. Y la explicación general que aporta la FAO es que 2010 fue un año de malas cosechas en el mundo.

En concreto, el último Boletín de Información Agraria de ese departamento regional, cuyos datos atañen a la segunda mitad de diciembre pasado, la cotización del trigo en los mercados de origen (agrícolas) ha escalado hasta un 59% en doce meses. Son las variedades más orientadas hacia el consumo humano las que más se han revalorizado, hasta el 58%, aunque los porcentajes dependen, lógicamente, de qué tipo de trigo sea y en qué provincia se haya comercializado. Así, la horquilla oscila entre los 209 y los 240 euros por tonelada.

En el caso de la cebada, que es el segundo cereal más importante en los campos andaluces, el valor se apunta en idéntico periodo un ascenso de hasta el 77% para las variedades destinadas a la fabricación de piensos, mientras que para la cervecera el máximo es del 63%. Entre 180 y 225 euros la tonelada es el precio marcado en la estadística.

El maíz, por su parte, aumenta de precio hasta el 38%, siendo 201 euros el valor de la tonelada, hasta un 6% lo hace el arroz (cotiza a entre 250 y 260 euros), y un 46% la avena (205 euros es el precio máximo).

Si analizamos los aceites de girasol, producto muy condicionado por las lonjas internacionales de materias primas, la cotización se aprecia un 48% en doce meses (hasta 1,17 euros por kilo ya refinado). Mientras, la pipa se ha encarecido aún más, hasta un 74%, con entre 450 y 490 euros por tonelada.

Nada que ver la revalorización experimentada por el aceite de girasol con la del aceite de oliva, su más directo rival, y que es menos consumido a nivel internacional. Así, el signo menos predomina en casi todas las variedades, agudizándose su ya larga crisis de precios, reiteradamente denunciada por los agricultores y reconocida por la Consejería.

Dentro de la cesta agrícola se encarece también la patata hasta un 63% en el campo -0,65 euros en el caso de la temprana, que es la comercializada en la actualidad a pie de finca-.

Si acudimos a la ganadería, los mercados también apuntan hacia las subidas generalizadas, si bien hay que tener en cuenta que este sector ha padecido su particular crisis en los últimos años, sobre todo ovino, caprino y porcino ibérico.

Las principales subidas se dan en el vacuno (los porcentajes llegan hasta el 70%), frente a la mezcla de signos rojos y negros en el ovino. El cerdo ibérico se recupera, pero muy lentamente, y ello a pesar de que los industriales comienzan a quejarse de la escasez de animales en el campo.

¿Y cómo se comporta el sector alimentario en la inflación española? A falta de conocer los datos de cierre de diciembre, el mes de noviembre acabó con un aumento del 0,5% interanual (sobre noviembre de 2009), pero los no elaborados se apuntaron el 2,2%. Patatas, legumbres y frutas frescas reflejaron las mayores alzas.

FAO

El indicador de precios de la FAO, que analiza 55 materias primas alimentarias, se situó en diciembre en 214,7 puntos, su sexta subida mensual consecutiva y por encima del récord precedente de 213,5 registrado en junio de 2008. Se plantea, pues, si estamos ante otra crisis alimentaria como la de 2008.

Azúcar

La FAO alertaba del encarecimiento del azúcar. En Portugal ha habido escasez en las tiendas y en España ha afectado a los industriales de dulces, como los estepeños, que dos veces en esta campaña temieron la falta de suministro y que han pagado más caro. En la venta al consumidor se ha abaratado.

  • 1