Local

El 'cerebro' del Metro

Todo se ve y se controla. El cerebro de la línea 1 del Metro sabe el recorrido de cada viajero, cuánto dinero hay en las máquinas, se encarga de cerrar las estaciones, de mover o parar las escaleras mecánicas... Todo el servicio depende de él, del puesto de control. Y está en las manos de cuatro personas.

el 16 sep 2009 / 03:28 h.

TAGS:

Todo se ve y se controla. El cerebro de la línea 1 del Metro sabe el recorrido de cada viajero, cuánto dinero hay en las máquinas, se encarga de cerrar las estaciones, de mover o parar las escaleras mecánicas... Todo el servicio depende de él, del puesto de control. Y está en las manos de cuatro personas.

Aunque el Metro de Sevilla está automatizado al 100%, lo cierto es que lo principal no son sus aplicaciones informáticas, sino las personas que las 24 horas del día, los 365 días del año, están en el puesto de control. Incluso cuando los trenes no dan servicio de noche, hay dos operarios, ya que es entonces cuando se hace el mantenimiento y la limpieza de las instalaciones. La línea 1 siempre está "viva", según el director de explotación, Ernesto Capilla.

José Rodríguez, María Teresa Jurado, Juan Antonio Serrano y Manuel Zúñiga formaban ayer el equipo del puesto de control. Si un tren se hubiera quedado parado, ellos tendrían que haber ordenado y gestionado el problema para restablecer, lo antes posible, el servicio. Hubieran contactado con el conductor para intentar ayudarle, habrían preparado el remolque del tren averiado, tendrían que haber informado a los pasajeros y hubieran reestructurado el paso del resto de los trenes. Todo a través de las pantallas, la radio y el teléfono. Lo que ocurrió, por ejemplo, el Martes Santo y el 23 de abril, día en el que una sucesión de fallos alteró el servicio durante más de ocho horas.

Con una media que no alcanza ni los 30 años, este equipo es clave en la línea 1. Y su puesta en marcha no ha sido nada fácil. Tras tres meses de formación teórica y otros tantos práctica, la verdadera prueba llegó con las fiestas de primavera. Si su estreno fue precipitado es debatible. Pero ellos están contentos con el servicio prestado.

La avalancha de viajeros en Semana Santa y Feria, nada más inaugurarse (el 2 de abril), puso en muchos aprietos a los operadores que gestionan el tráfico de los trenes, la energía, el equipamiento de las estaciones, la seguridad y la información al viajero, así como al jefe de sala, que coordina todos los procedimientos en tiempo real. Entonces, en los momentos de crisis, el mensaje del director de explotación fue claro: "Calma y confianza".

En sólo dos meses han adquirido la experiencia de seis o siete. "Ningún Metro ha estado abierto durante una semana las 24 horas del día. Ha sido un hito. Sólo el de Nueva York tiene experiencias similares, pero en días puntuales", según Capilla.

Y es que los miembros del puesto de control admiten que el trabajo ha sido muy duro. Tras la Feria, estos ingenieros de Sevilla (menos María Teresa, que es cordobesa) apenas han registrado incidencias. "El usuario ya se ha familiarizado con el sistema de pago y todo va como la seda", subraya el director de explotación de la línea 1.

Tampoco ha defraudado la alta tecnología del puesto de control, conectado telemáticamente con el 112. El más avanzado de España. Por seguridad, todo está duplicado: desde los anillos de fibra óptica, las subestaciones eléctricas, los servidores informáticos...

Las probabilidades de fallos o averías que afecten al funcionamiento del Metro son "remotas". Botón de muestra es que sólo un apagón en toda la capital y la corona metropolitana podría dejarle sin suministro.

  • 1