Local

El Cerro, nuevo ring político

Una protesta vecinal acabó como excusa para la pelea entre PSOE y PP. Cuatro entidades de El Cerro llamaron ayer a la prensa para exponer sus quejas cuando apareció Zoido y, poco después, Fernández. Ambos se enzarzaron en reproches sobre la mala oposición o la mala gestión. Y los vecinos, en medio.

el 15 sep 2009 / 15:44 h.

TAGS:

Una protesta vecinal acabó como excusa para la pelea entre PSOE y PP. Cuatro entidades de El Cerro llamaron ayer a la prensa para exponer sus quejas cuando apareció Zoido y, poco después, Fernández. Ambos se enzarzaron en reproches sobre la mala oposición o la mala gestión. Y los vecinos, en medio.

La Plataforma Vecinal del Cerro del Águila Por un barrio más habitable y seguro -compuesta por una asociación de mayores, la agrupación Aire Libre, el grupo de mujeres Ocio y Cultura y la peña flamenca La debla- convocó ayer para presentar las 3.000 firmas vecinales con las que se denuncian las principales carencias y problemas del barrio.

A esa cita estaba invitado el portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento, Juan Ignacio Zoido. Sin embargo, pocos minutos más tarde, se presentó en el centro cívico de El Cerro el delegado de Movilidad y del propio distrito, el socialista Francisco Fernández.

Con su presencia, el delegado consiguió frenar el ataque de la oposición, usando como bandera la quejas de los vecinos de este barrio, y evitó que Zoido se convirtiera en el centro de atención y salvador de esta rueda de prensa. Según confirmaron ayer fuentes municipales, Fernández tuvo noticia de la convocatoria y tras hablar con algunos vecino de El Cerro se sintió invitado al acto.

Con su aparición, inicia una nueva estrategia del Gobierno municipal para impedir que el PP mantenga su actual programa de visitar los barrios, pasear con los vecinos y buscar al Ayuntamiento sus puntos débiles, una manera de actuar que le ha reaportado notoriedad en los medios. De hecho, el propio Zoido hace poco más de un mes quiso llevar a un equipo privado de especialistas para desratizar El Cerro, acusando al Consistorio de no eliminar la plaga a tiempo.

Pese a todo, el enfrentamiento fue diplomático porque los dos políticos tuvieron dos turnos de intervención en los que no cruzaron palabras directamente. Eso si, las alusiones veladas estaban claras. "Yo sólo vengo a escuchar a los vecinos y los problemas del barrio, no a hacer demagogia y perseguir una fotografía reuniendo siempre a los medios de comunicación", explicó Francisco Fernández, quien ofreció su despacho a los vecinos para cualquier sugerencia.

Zoido comenzó diciendo que "no era momento de discusiones políticas", pero pese a ello echó en cara que las obras del barrio sean lentas, no tengan plazos ni presupuesto claro y que El Cerro no cuente con el apoyo expreso del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín. "Mi compromiso está aquí; el que encabezó la otra lista no lo está", concluyó.

  • 1