Local

El CGPJ apercibió en noviembre al juez que no encarceló al detenido

El Consejo General del Poder Judicial vio el año pasado "cierto retraso" en el juzgado sevillano que mantuvo en libertad al presunto asesino de Mari Luz y dio recomendaciones para paliarlo.

el 15 sep 2009 / 02:27 h.

TAGS:

I. Comesaña / Redacción

El Consejo General del Poder Judicial vio el año pasado "cierto retraso" en el juzgado sevillano que mantuvo en libertad al presunto asesino de Mari Luz y dio recomendaciones para paliarlo. El delegado el Gobierno apoyó ayer cambios para agilizar la justicia.

El Consejo General del Poder Judicial inspeccionó el año pasado el juzgado de lo Penal número 1 de Sevilla, cuyo titular, Rafael Tirado, está ahora siendo investigado por mantener en libertad a Santiago del Valle, con dos condenas firmes, tras una larga y lamentable cadena de errores.

El servicio de Inspección llevó a cabo el pasado noviembre la citada revisión y ofreció una serie de recomendaciones al juez y a la secretaria del juzgado, entre ellas la supervisión personal de las ejecutorias y una reordenación del personal de dicho negociado, según explicó ayer a Efe el portavoz del CGPJ, Enrique López. Además, se recomendó a la secretaría que tuviera un cuidado personal en la documentación pero no se apreciaron irregularidades como para abrir un expediente, según López.

El padre de Mari Luz, Juan José Cortes, estudia la posibilidad de emprender acciones legales contra aquellas personas que permitieron que el presunto asesino estuviese en libertad.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, dijo ayer a este periódico que "sin duda" estos errores, que "han venido a añadir dolor al dolor" en la desaparición de la pequeña onubense, obligarán a revisar este tipo de situaciones. El Poder Judicial ya ha abierto una investigación "que hay que dejar que avance y llegue a las conclusiones a las que tenga que llegar", aseguró. Pero a priori, ante la pregunta de si sería buena una ejecución automática de las sentencias firmes, sin necesidad de que un juez las ratifique una y otra vez, López Garzón defendió una aplicación "más inmediata" ya que estos fallos "me temo que pueden pasar, no sé si más o menos veces". Ahora, tras una condena el juez debe dictar el ingreso en prisión, verificar si se cumple y ordenar la localización o la busca y captura. Son acciones independientes que hay que ordenar una a una, lo que no ocurrió con Del Valle, procesado por nueve delitos y condenado por dos. El juez del caso alegó que la funcionaria encargada se dio de baja y él no llegó a ser informado de que el pederasta nunca pisó la cárcel.

López Garzón defendió sin fisuras la actuación de la Policía, que investigó "todas las denuncias" pero mantuvo desde el principio a Del Valle como principal sospechoso, lo interrogó en Granada y desde entonces no le perdió la pista por toda España.

  • 1