Local

El CGPJ quiere que la embriaguez y la confesión no sean atenuantes

El portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López, propuso ayer en Santander que la embriaguez y la confesión no se consideren atenuantes en los casos de violencia machista. En los siete primeros días del mes de agosto murieron seis mujeres a manos de sus parejas o ex parejas.

el 15 sep 2009 / 09:55 h.

TAGS:

El portavoz del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Enrique López, propuso ayer en Santander que la embriaguez y la confesión no se consideren atenuantes en los casos de violencia machista. En los siete primeros días del mes de agosto murieron seis mujeres a manos de sus parejas o ex parejas.

López opinó así en una rueda de prensa celebrada en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander con motivo de un curso sobre violencia de género organizado por la Consejería de Empleo y Mujer de la Comunidad de Madrid.

El portavoz del CGPJ abogó por que se "elimine" el carácter atenuante de la confesión en la violencia contra la mujer, que "está pensado para delitos de difícil investigación", que requieren "un gran esfuerzo".

"Aquí (en la violencia machista) hay poco que investigar, porque por lo general cuando una mujer aparece en su domicilio asesinada la presunción de culpabilidad de la pareja es altísima", dijo. Agregó que "en la inmensa mayoría" de los casos de violencia contra las mujeres lo habitual es que el presunto agresor se ponga a disposición de la autoridad judicial, una conducta que, a su juicio, "no puede servir" para atenuar la pena. "Matan a su mujer y a los pocos minutos van a una comisaría o a un juzgado a decirlo", resaltó este representante del CGPJ, para quien, al reconocer los hechos y entregarse a las autoridades, los presuntos culpables "no están ayudando a la Justicia" pues "ya se sabe que han sido ellos".

López subrayó que España es el país que "más está luchando en Europa y en el mundo" contra la violencia de género, pero consideró que "ha llegado el momento" de "hacer reformas" en la Ley Integral contra la Violencia de Género, pues aunque su "buena voluntad es indudable", es necesario dotarla de instrumentos que la hagan "más perceptible y eficaz".

López recordó que el CGPJ advirtió desde su aprobación hace tres años que la ley estaba "cargada de muy buena voluntad" pero "no había acertado en algunos de los instrumentos que había creado". Al respecto, señaló que si bien los juzgados de violencia de género alcanzan "su máximo rendimiento" en partidos judiciales con muchos juzgados, en los que tienen pocos se produce "el problema".

En otro orden, López consideró un "dato revelador" que España tenga un 9% de población extranjera mientras que la delincuencia de este colectivo supere el 30%, por lo que subrayó la necesidad de prevenir la violencia entre los inmigrantes.

Reformas. La vocal del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid y ex presidenta del Consejo Asesor del Observatorio Regional contra la Violencia de Género, Cristina Alberdi, coincidió con López y defendió que el alcoholismo pase a ser una agravante de las penas de violencia machista en lugar de una atenuante. "Hasta ahora se usan los efectos del alcohol como un desinhibidor para tener una conducta agresiva", lamentó la ex ministra socialista, que confió en que en unos meses pueda llegarse a un "consenso" a este respecto.

Alberdi confió en que la propuesta, que formuló ya la Comunidad de Madrid, sea asumida a nivel nacional por el Gobierno para promover una reforma del Código Penal.

  • 1