Local

El ciberacoso copa la mitad de los delitos 2.0

Casi al nivel de las estafas y fraudes económicos, la distribución de pornografía infantil e injurias en la red centran las investigaciones

el 25 sep 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Las secciones especializadas en delitos informáticos no llegaron hasta hace dos o tres años a las Fuerzas de Seguridad del Estado y juzgados y todavía hoy el Código Penal no contempla específicamente todos los tipos de delitos que se encuentran (la reforma en proyecto incluye cambios al respecto). Sin embargo, este tipo de conductas copan ya la mitad de los delitos informáticos investigados, por delante de las estafas y fraudes económicos. De la diversidad de modos de ciberacoso y de su prevención y persecución hablaron ayer agentes, juristas, forenses y psicólogos en las jornadas sobre Ciberacoso. La violencia de género en las redes sociales, organizadas por la Junta. El agente Fransciso Bellido, del equipo de investigación tecnológico de la Guardia Civil, explicó que en Sevilla esta unidad investiga actualmente 170 casos y «un tercio es por ciberacoso». Para Bellido, «el gran problema hoy es el uso de los smartphones» al alcance de chicos «a edades cada vez más tempranas». Por su parte, el fiscal adscrito a la sección de delitos informáticos, Francisco Sánchez Mellado, reconoció que la mayoría de los casos que llegan a los tribunales son de pornografía y alertó de la importancia de adaptar el Código Penal para contemplar específicamente este tipo de delitos y abordar los cada vez más frecuentes casos entre menores de 13 años ya que, hoy por hoy, cuando el acosador tiene menos edad, es inimputable. La memoria fiscal cifra en 34 los casos de delitos informáticos abiertos el año pasado y 15, casi la mitad, se engloban en tipos de ciberacoso:_corrupción de menores o difusión de pornografía infantil (7), injurias y calumnias 4), acoso a menores de 13 años (2), amenzas y coacciones (1) y contra la integridad moral (1). Y es que el ciberacoso, definido como «forma de invasión en la intimidad de la víctima disruptiva y sin su consentimiento utilizando las posibilidades que ofrece internet», adopta varias formas que los expertos clasifican de la siguiente forma: Ciberbullyng 3 Acoso y maltrato a una persona usando las nuevas tecnologías, normalmente móviles y tablet. No tiene que haber tintes sexuales ni posición de superioridad. Grooming 3 Un adulto provoca el acercamiento, normalmente a niñas menores –se llama entonces child grooming– bajo una apariencia de amistad a través de mail o redes sociales. Con engaños y falsas promesas logra que le manden fotos comprometidas y puede llegar a forzar relaciones sexuales chantajeando con su difusión. Se introdujo en el Código Penal en 2010 (art. 183 bis) como ciberacoso sexual a menores pero en la nueva reforma se añade el «embaucamiento» a través de las TIC a menores de 16 años para la posterior comisión de gooming, con penas de uno a tres años de cárcel y de 12 a 24 meses de multa. Sexting 3 Es la difusión de imágenes íntimas tomadas inicialmente con el consentimiento de la víctima pero publicadas sin su permiso. El hecho de que sean consentidas tradicionalmente ha dificultado su castigo. La reforma del Código Penal lo regula especialmente en el apartado 4 bis del artículo 197 cuando son imágenes grabadas «en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona» y lo castiga con penas de tres meses a un año de cárcel y multa de seis a 12 meses. Delito contra la intimidad y el derecho a la imagen 3 Es la publicación sin consentimiento de imágenes privadas o que provocan un daño moral. Suele producirse en casos de rupturas cuando el dejado publica en páginas de contactos imágenes de su expareja hechas durante la relación. Este delito ya estaba tipificado antes de la irrupción de las redes sociales.

  • 1