lunes, 22 abril 2019
19:29
, última actualización
Cultura

El Cid permanece ingresado en Madrid tras recibir dos cornadas

La de ayer fue una mañana de preocupación por el estado de Manuel Jesús El Cid, el torero sevillano que recibió una seria cogida en el coso de Navalcarnero. De Alcorcón, donde estaba ingresado, lo trasladaron a una clínica de Madrid, donde sigue.

el 16 sep 2009 / 08:33 h.

La de ayer fue una mañana de preocupación por el estado de Manuel Jesús El Cid, el torero sevillano que recibió una seria cogida en el coso de Navalcarnero. De Alcorcón, donde estaba ingresado, lo trasladaron a una clínica de Madrid, donde sigue.

El Cid permanece ingresado en la clínica Cemtro, a la que fue conducido en la tarde de ayer procedente del centro hospitalario de Alcorcón en el que había sido atendido después de ser operado en la enfermería de la plaza de la localidad madrileña de Navalcarnero. El diestro de Salteras resultó cogido cuando se disponía a entrar a matar al primer toro de la tarde.

El toro le alcanzó y corneó en el muslo derecho y, ya en el suelo, le propinó otra cornada a la altura del hombro izquierdo que a la postre es la que está presentando más complicaciones. En el parte emitido por los médicos de la enfermería de la plaza se calificó el percance como "grave" y se explicaba que el matador presentaba una cornada en el triángulo de Scarpa con dos trayectorias de 20 y 10 centímetros. Ese mismo parte delataba otra herida en el pecho pero sin advertir las lesiones que luego se comprobaron en el hospital.

Al ser trasladado al hospital de Alcorcón, El Cid fue sometido a unas pruebas que permitieron apreciar que el torero sufría además dos fracturas en las costillas, en la zona del pecho, que incluso le provocaron un pequeño derrame. En ese examen, los médicos no detectaron nada anormal en la herida del muslo, pero las molestias que sufría a la altura del hombro izquierdo provocaron un examen posterior.

En la noche del pasado jueves, la doctora María Ramos Fernández emitía un parte médico que ampliaba el alcance de las lesiones sufridas por el matador, entre las que se incluía un derrame pleural.

El torero pasó su primera noche ingresado en Alcorcón con las lógicas molestias de las dos cornadas y la paliza sufrida.

En cualquier caso, El Cid se quejaba más de la que afecta al pecho, a la altura de la clavícula izquierda. Los médicos han detectado que la fractura de la segunda costilla la ha desplazado y le toca un poco el pulmón, por lo que el diestro de Salteras deberá permanecer en reposo y evitar esfuerzos, incluido el de hablar.

Los apoderados del torero, Santi Ellauri y Manuel Tornay, explicaban ayer que El Cid se encuentra muy contrariado por todos los compromisos relevantes que va a perder por culpa de este percance del que aún se desconocen los plazos de recuperación.

Entre otros compromisos próximos, el matador estaba anunciado en las plazas de Valladolid, Murcia, Salamanca o Logroño, en un intenso mes de septiembre que se cerraba con su vuelta a la plaza de Sevilla en la Feria de San Miguel, dentro de sólo dos semanas.

  • 1