Local

El cierre de los comedores en 18 colegios se prolongará otra semana más

el 15 ene 2013 / 12:41 h.

TAGS:

-->-->-->

Alrededor de 1.700 alumnos estarán una semana más sin comedor escolar. Hasta el próximo lunes, la Consejería de Educación no repondrá el servicio en los 18 colegios de Sevilla afectados por la suspensión del contrato de comedor con la empresa que suministraba las comidas hasta hace casi dos semanas (Brassica Group). La consejera Mar Moreno explicó ayer tras la reunión del Consejo de Gobierno que la adjudicación provisional del servicio de comedor a otra empresa no puede ejecutarse hasta que legalmente se haya anulado la relación contractual con Brassica. "Tenemos que velar por la garantía de los expedientes", dijo. Ambos procesos van en paralelo y la consejera prevé que todo el procedimiento quede resuelto a finales de esta semana, para que el servicio de comedor se reponga en las escuelas afectadas el próximo lunes. Educación también estudia la vía administrativa para devolver a los padres el dinero del comedor por los días que éste ha permanecido cerrado.

Ha sido un conflicto laboral entre la firma gaditana Brassica Group y sus trabajadores lo que ha dejado sin catering a 75 escuelas andaluzas, la mayoría en Cádiz, pero también en Sevilla y Huelva. Hace diez días, los cocineros y repartidores de Brassica, seguidos después de las monitoras que supervisan y reparten la comida en los colegios, iniciaron una huelga indefinida por el impago de las últimas tres nóminas. En la capital hay diez centros afectados, más otros dos en San Juan de Aznalfarache y seis en Camas. En total hay casi 7.000 alumnos afectados, 1.700 de ellos son sevillanos.

El pasado noviembre, Educación abrió varios expedientes a la empresa, pero no fue hasta la semana pasada, a raíz de la huelga de sus empleadas y la interrupción del servicio, cuando la consejería optó por rescindir el contrato con Brassica. En Sevilla, la empresa cuenta con 120 trabajadoras y los colegios afectados en la capital son: Aníbal González, La Raza, Alfonso Grosso, Emilio Prados, Paulo Orosio, Martín de Gainza, Maestra Isabel Álvarez, Victoria Díez, San José de Palmete y el Ortiz de Zúñiga. Hasta que se reponga el servicio, el próximo lunes, las asociaciones de padres de alumnos elevarán el tono de su protesta a las puertas de los colegios de sus hijos. El comedor escolar es un servicio complementario que ofrece la Administración en los colegios públicos, y que se ha convertido en un elemento esencial para la conciliación laboral de muchas familias. Todos los colegios sevillanos afectados por el conflicto están ubicados en barrios obreros de la ciudad, y las familias que disfrutan del servicio de comedor reciben bonificaciones de entre el 25 y el 100% del precio público.

Ayer finalizó sin ningún viso de acercamiento el encuentro en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla) entre las partes afectadas por el conflicto por los impagos en Brassica, que mantiene a los transportistas en huelga y a los monitores pendientes de una convocatoria de paro indefinido a partir del próximo 21 de enero. Así lo confirmó a Europa Press una de las delegadas de personal de Brassica, Isabel Contreras (UGT), que aclaró que la ruptura de la negociación supone la continuidad de la huelga. Aunque los monitores no pueden servir comida porque no llega, los empleados se están dedicando a tareas "que no se hacen habitualmente", como la limpieza, mientras que en algunos colegios, permanecen con niños a los que se ha llegado al acuerdo con los padres de cuidarlos hasta que éstos puedan acercarse a recogerlos.

 

 

  • 1