Local

"El cierre del Centro está en el PGOU y hay que cumplirlo"

Manuel González Fustegueras, autor del PGOU de Sevilla, defiende la política de peatonalización de la ciudad

el 16 nov 2010 / 22:30 h.

TAGS:

Fustegueras, el alcalde y Manuel Marchena, ayer en la sede de Emasesa.
La conferencia ayer de Manuel Ángel González Fustegueras titulada La progresiva peatonalización de la ciudad se animó en el turno de preguntas, donde el padre del Plan General de Ordenación Urbanística de Sevilla abordó algunos de los asuntos más polémicos de los últimos años sobre la restricción del tráfico privado en favor del peatón y de sistemas de transporte menos agresivos, como la bicicleta. Y fue claro al respecto. Sobre el cierre del Centro dijo: "Está previsto en el PGOU y éste es un reglamento de cumplimiento obligatorio. En el caso de que no se implementaran medidas en este sentido, cualquier ciudadano podría demandarlas por vía judicial". Y no menos contundente fue cuando se refirió a la idoneidad o no de instalar un tranvía en la Avenida: "Podría haber sido otro medio y más barato, sí, pero no creo que pase mucho tiempo en que el tranvía se convierta en una parte más del Metro. La decisión de ponerlo allí fue estratégica". El alcalde, que presentó a Fustegueras, asentía pletórico a cada palabra del que fuera compañero suyo de pupitre en el colegio de los escolapios, sede de Emasesa ahora, donde se celebró la conferencia.

En resumen, la ponencia de Fustegueras venía a reforzar la política emprendida por el Ayuntamiento en favor de la peatonalización, ya que "éste fue el camino que se trazó en el PGOU. Y creo, creo -insistió-, que es el camino que está siguiendo el Ayuntamiento. Y creo que lo hace convencido". Para el autor del Plan General de Sevilla, peatonalizar es un acto necesario no sólo para preservar el medio ambiente y hacer una ciudad más habitable, sino también porque se trata de una acción de "justicia social". Niños pegados a la televisión y al ordenador porque no pueden salir de casa ante el riesgo de que los atropelle un coche, personas mayores a las que la inseguridad de las calles obliga a permanecer encerradas en sus casas... "Hay potentes razones para dar al peatón el sitio que se merece", su-brayó. Hay razones y números, porque el 79% de los ciudadanos respiran aire insalubre según la Organización Mundial de la Salud; porque los coches acaparan el 40% del consumo energético del país; y porque el 80% del ruido que soportan las zonas urbanas proviene del coche.

Ante la evidencia de los datos, Fustegueras se mostró esperanzado con que los políticos "aguanten el tirón" de las críticas y "no se asusten" ante aquellos que se oponen frontalmente a este tipo de medidas. "Sevilla no es especial en esto. Ocurre en todas las partes del mundo. En algún momento se rompe el círculo de las críticas", afirmó Fustegueras que recordó lo que dicen los estudios: tras las peatonalizaciones hechas en Sevilla, los ciudadanos dicen sentirse más cómodos con la imagen cosmopolita de la ciudad y valoran la posibilidad de pasear y disfrutar de sus compras. Y lanzó un reto al alcalde: dos tercios de las calles podrían peatonalizarse.

Monteseirín no sólo recogió el guante. Utilizó la oportunidad que le brindó la conferencia para hacer una encendida defensa de su política. "Esto no es una ocurrencia de Monteseirín. Es algo que ocurre en otras partes del mundo", alegó. Y recordó a modo de ejemplo de las reticencias que ha tenido que sortear una conversación con un alto dirigente empresarial: "Me dijo, y no era una broma, que en Sevilla no hacían falta más carriles bici sino más carriles Mercedes y BMW, que son los que generan riqueza". Monteseirín, que en numerosas ocasiones se ha defendido como gato panza arriba de aquellos sectores que se consideran los "guardianes de las esencias", usó el mismo tópico para dejar claro que su política de peatonalizaciones ha sido una "vuelta a las esencias".

El alcalde abordó todos los asuntos candentes. Fue el caso de los aparcamientos. "¿Construir más? Esa es otra falacia, porque hay aparcamientos, lo que pasa es que no nos gusta pagar por ellos. No estamos acostumbrados. Pero claro que hay aparcamientos. Lo que hay es que pagarlos", reiteró.

  • 1