Economía

"El cine debe cambiar y buscar más financiación privada que pública"

Es el fundador de La Claqueta, una empresa sevillana audiovisual especializada en el campo de la publicidad, el ámbito multimedia y la producción propia

el 22 oct 2011 / 18:21 h.

Olmo Figueredo, en el centro, junto a los trabajadores de La Claqueta.

A pesar de su juventud, Olmo Figueredo (Sevilla, 1980) es un empresario con experiencia demostrada. La Claqueta, firma que puso en marcha junto a su socio, Manuel H. Martín, cumple en pocos meses diez años de andadura. Asegura que su necesidad de trabajar en lo que le gustaba fue lo que le llevó a montar una empresa que, a pesar de la crisis, vive un momento dulce y emplea a doce personas. En 2013 saldrá a la luz su primer largometraje de producción propia.


-Tiene 30 años y su empresa casi diez. ¿Cómo se le ocurrió montar La Claqueta tan joven?
-Estudié Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla y la Facultad, si de algo carecía, era de buenas prácticas. Llevaba mucho tiempo haciendo cortometrajes, pero eran iniciativas personales. Hablé con un compañero y vimos la posibilidad de montar algo por nuestra cuenta. Primero hicimos cortos, luego documentales y después decidimos montar la empresa. No había más motivación entonces que hacer algo por mí mismo. No existía un interés empresarial al uso, se puede decir.


-¿En qué se basa su negocio?
-Ofrecemos servicios publicitarios tanto de vídeo como de multimedia. Pero igualmente en La Claqueta hacemos producción propia, desde documentales y cortometrajes, hasta programas de televisión como largometrajes de ficción.


-¿En qué anda ahora?
-Estamos terminando una serie de animación que se llama Art Poética y estamos pendientes de su estreno en TVE a principios de año. La semana que viene tenemos previsto terminar un documental, 30 años de oscuridad, que vamos a estrenar en enero o febrero en Canal Plus. Todo es de producción propia, al igual que otro documental de una hora que seguramente verá la luz en internet en diciembre. Además, tenemos en desarrollo una película, Distrito Sur, un thriller policíaco que queremos estrenar en 2013. Será el primer largo de producción propia, aunque antes prevemos que haya otros en coproducción.


-¿Hay muchas empresa de su perfil en la zona?
-Hay dos empresas bastante parecidas, Aralán Films y 2/14 Producciones. En cualquier caso, cada una tiene su seña de identidad propia porque tiene un punto fuerte. Aralán es más cinematográfica, y 2/14 se dedica más a la elaboración de guiones y a la realización. Nuestra principal ventaja competitiva es que prestamos un servicio 360 al cliente, es decir, le ofrecemos la cadena de valor completa. Tenemos profesionales para todos los ámbitos del sector audiovisual, tanto para un spot, como para una campaña, distribución por internet, aplicaciones para móviles, redes sociales... No externalizamos y eso nos permite tener un precio competitivo.


-¿La relación con las empresas de las que habla es de colaboración?
-Totalmente, porque somos cien por cien complementarias. Aunque somos competencia directa, en el mercado hay sitio para todas porque hay pocas empresas jóvenes. Echo de menos que haya más de este perfil en el sector audiovisual. Hay algunas de producción cinematográfica que nacieron en 1989, en paralelo a Canal Sur, pero no ha habido reciclaje generacional. Es normal porque siempre es difícil embarcarse en algo así.


-¿El mercado audiovisual como vive estos momentos?
-Está difícil pero no imposible. Ha habido muchas empresas de mediano tamaño con grandes estructuras que lo ha pasado mal porque son las que tienen más problemas de flexibilidad, pero las firmas que se adapten a la situación de forma competitiva pueden tener muy buenas oportunidades. Es un momento en el que los bancos están reacios a ayudar, pero hay posibilidades de negocio.


-¿Ha padecido el cierre del grifo de los bancos?
-No, porque si presentas buenos números y el proyecto es viuable al final, no te cortan el crédito. El problema se da, en cambio, con las empresas que no han hecho buen uso de los préstamos. Sí tenemos problemas de liquidez porque hay retrasos en los pagos, pero nos hemos encontrado con el apoyo de las entidades financieras y así no nos ha afectado.


-¿Quiénes dan más problemas en este sentido?
-En el apartado publicitario trabajamos con empresas españolas y con multinacionales y estas últimas no dan problemas de pago. Siempre cumplen. Con eso el balance está hecho aunque nos encontremos con demoras de la Administración pública y otro tipo de empresas.


-¿Cómo ha capeado la crisis?
-En 2010 hubo un descenso muy importante del negocio de la publicidad, por lo que costaba el doble conseguir un contrato. Nos dimos cuenta de que era necesario ampliar nuestra cartera de clientes. Gracias a ello, hemos igualado y mantenido los números. Nos encontramos con más problemas para encontrar financiación para la producción propia por el recorte de las subvenciones. Eso nos lleva a la necesidad de un cambio de modelo. El problema ahora para empresas como la nuestra no está por tanto en la publicidad como hace un año, sino en el modelo cinematográfico que tiene que pasar por la financiación privada y no depender tanto de la pública.


-¿Dónde se encuentran sus principales clientes?
-La cartera más importante se encuentra entre Sevilla y Madrid. Como el año pasado nos dedicamos a buscar clientes nuevos por la caída del negocio publicitario, ampliamos las exportaciones tanto en la producción audiovisual como en la publicidad. Así, trabajamos para firmas como Euronews en Francia, Sony Ericsson en Suecia y la empresa de cosméticos Oriflame en todo el mundo.


-¿Cuál es la fórmula del éxito?
-En estos diez años de trayectoria nos hemos ido haciendo adultos. Mi socio y yo tenemos una buena división de tareas de responsabilidad. Yo llevo la parte de gestión y producción y Manuel H. Martín la de creatividad. Esta es la mejor manera de aliviar tensiones internas. De cara al exterior, nos hemos rodeado de un equipo de gente joven -la media en la empresa es de 33 años- porque confiamos en la gente que sale de la Facultad bien preparada y con ganas de hacer cosas. La plantilla está formada por profesionales todoterreno que son capaces de entender cómo funciona el mundo audiovisual hoy día. Tienen muy claro que hay que hacer las cosas en tiempo y presupuesto. Esa es una de nuestras premisas fundamentales de cara al cliente.

  • 1