Local

El ciudadano, alerta ante las reacciones de los fármacos

A partir de ahora, no solo el profesional sanitario puede comunicar cuando observa un efecto imprevisto de un medicamento, sino que los propios consumidores pueden denunciarlo a través de la web de Farmacovigilancia.

el 18 ago 2011 / 20:08 h.

TAGS:

La importancia de leer el prospecto antes de ingerir un medicamento es algo en lo que han incidido siempre las autoridades sanitarias. No obstante, la experiencia de los centros de farmacovigilancia pone el acento en que a menudo no están recogidas todas las posibles reacciones adversas en las contraindicaciones de los productos farmacéuticos. Por ello, ahora no solo el personal de los centros de salud puede notificar cuando se produce una respuesta no esperada, sino que se pone a disposición del ciudadano la posibilidad de hacer llegar directamente a los servicios sanitarios cuando descubren un efecto nocivo imprevisto.

Esta iniciativa del Centro Andaluz de Farmacovigilancia permite hacer llegar mediante un formulario que se envía de forma electrónica o también por carta el aviso de una reacción adversa desconocida. Y ello, según la secretaria general de Salud Pública, Josefa Ruiz, "está en línea con la Ley de Salud Pública, ya que promueve la corresponsabilidad del ciudadano con su salud".

Ruiz hizo, por ello, un llamamiento a los andaluces para que notifiquen sus sospechas "ya que de ello depende la seguridad y la vida útil de los medicamentos" y animó a no hacerlo solo cuando acuden al médico.

Y es que no son pocas las veces que, gracias a que un profesional sanitairo -para los que es obligatorio- ha informado de algún efecto, se ha retirado el fármaco del mercado, ya que podía suponer un alto riesgo para la vida.

En el caso del Centro Andaluz de Farmacovigilancia, cuya web funciona desde 2009, ha registrado entre enero y junio de este año, un total de 1.123 casos sospechosos de reacciones adversas a medicamentos, de los que 696 fueron consideradas como graves. Del total de notificaciones registradas, el 62,5% (702) procede de profesionales y el resto (421) de la industria farmacéutica.

  • 1