Deportes

El clásico de menos a más

El Betis volvió a Segunda y para empezar logró algo que en los últimos años era el sueño prohibido de toda su afición: una victoria cómoda y aparentemente fácil en casa.

el 16 sep 2009 / 07:53 h.

El Betis volvió a Segunda y para empezar logró algo que en los últimos años era el sueño prohibido de toda su afición: una victoria cómoda y aparentemente fácil en casa. Fue cómoda porque hablar de otra cosa con tres goles de ventaja sería absurdo, pero no resultó tan fácil como quizás parezca porque el Córdoba mandó antes que el Betis y el desenlace al descanso habría sido muy distinto de no ser por la falta de puntería de los visitantes.

El conjunto verdiblanco no espabiló hasta que Arteaga cruzó demasiado un remate muy franco desde el borde del área chica. Sólo a partir de entonces aclaró sus ideas, emborronadas porque el doble pivote elegido por Tapia (Sunny y Juande) anduvo impreciso, por no decir que no apareció, y ese déficit obligó al equipo a abonarse a los patadones de los defensas. Todo cambió en cuanto Juanma, Sergio y Pavone comenzaron a coger confianza con el balón, que para eso es el mismo en Primera y en Segunda.

El 1-0 dio mucha confianza a un grupo demasiado dubitativo tanto en el fuera de juego como en las jugadas a balón parado y la preparación física hizo el resto. En la segunda mitad no hubo partido. Los pivotes béticos fueron gigantes insuperables, Pavone cuajó su mejor actuación en un año y medio y, sobre todo, quedó claro que los futbolistas están muy implicados en el proyecto. Un buen paso, pero sólo uno. Faltan 41...

  • 1