jueves, 18 abril 2019
16:16
, última actualización
Local

El Club Sevillano de Piragüismo irá a los tribunales si no hay acuerdo sobre su traslado forzoso

El 31 de marzo todos los clubes de piragüismo de Marqués de Contadero, así como la banda de las Cigarreras, tendrán que abandonar sus instalaciones.

el 17 feb 2014 / 22:37 h.

TAGS:

15505652 Foto de archivo de la celebración del día de la Piragua en el río Guadalquivir. / Pepo Herrera El 31 de marzo todos los clubes de piragüismo de Marqués de Contadero, así como la banda de las Cigarreras, tendrán que abandonar sus instalaciones. Así se lo ha notificado el Ayuntamiento, que pretende empezar las obras de un proyecto turístico. Sin embargo, a falta de menos de mes y medio, estos clubes no saben a dónde irán, ni cómo ni cuándo. Por eso piden una urgente solución y anuncian que ya estudian la vía judicial por si no hay una salida factible y razonable al realojo. El portavoz del Club Sevillano de Piragüismo (CSP), José Antonio Algarraba, aseguró ayer a esta redacción que el próximo viernes tienen una reunión con los responsables del Instituto Municipal de Deportes (IMD) de la que esperan obtener respuestas y una solución a su grave problema, ya que cuentan con más de 200 socios que no saben si podrán seguir con su actividad y con más de 160 piraguas, máquinas de gimnasio, mesas de reparación… que no saben dónde ubicar. «Si no hay un cambio radical, si no hay una solución factible al realojo no tendremos más remedio que acudir a los tribunales, por la defensa de nuestros intereses y por necesidad imperiosa», sentenció Algarraba. De hecho, apuntó que ya estudian las medidas legales porque «se cumplen los plazos y nos quedamos fuera», de ahí que barajen presentar o un recurso de reposición o, probablemente, un contencioso-administrativo. Y es que, a poco menos de un mes y medio, aún no tienen noticias de dónde podría reubicarse, ni de cómo pagarán la costosa mudanza ni en qué estado estará la nueva sede. De hecho, Algarraba comentó que si las instalaciones propuestas necesitan reformas ya no hay tiempo para acometerlas con garantías. Y, además, no sólo se tendrán que trasladar ellos, sino también el club de piragüismo de Sevilla Kayak-Polo Hispalense (Piragüismo Orientación Sur) y el Piragüismo Triana. Según el portavoz del Club Sevillano de Piragüismo, las negociaciones con el IMD han sido cordiales, de ahí que añadiera que tiene «muchas expectativas» puestas en la reunión del próximo viernes. «Hay interés y ánimo, pero se tiene que traducir en hechos», defendió. Los contactos entre ambas partas empezaron hace ya más un año, pero después de que el Ayuntamiento les notificase que el 31 de marzo es la fecha tope para entregar las llaves de la actual sede, dado que comienzan las obras del futuro Centro de Atención Integral del Visitante de Marqués de Contadero, no ha habido ningún acuerdo por falta de concreción del IMD, según los clubes deportivos. El Club Sevillano recibió a mediados de enero la respuesta municipal a sus alegaciones en una carta en la que se le vuelve a comunicar que deben desalojar sus actuales instalaciones antes del 31 de marzo. Sin embargo, aún no saben oficialmente dónde se reubicarán, aunque el Instituto Municipal de Deportes proyectó llevarlos a los locales junto al Club de Piragüismo Lipasam, en el antiguo telecabina de la Expo. Una sede que requiere obras. El CSD planteó en sus alegaciones que considera «nulo» el proceso de desalojo, y no reconoce potestad al Ayuntamiento para iniciarlo «al encontrarse el local del club en terrenos propiedad del Estado como parte de una finca registral, en la que se encuentran englobados los bajos del Paseo Marqués de Contadero, según consta en el Registro de la Propiedad de Sevilla». Desde el año 1999 el CSP viene haciendo uso del local de Marqués de Contadero, con la autorización expresa tanto de la Administración del Estado, por medio de la Autoridad Portuaria, como del Ayuntamiento. Así que para su desalojo, aseguran, también sería necesario la petición expresa del Puerto. Al tiempo, en sus alegaciones el CSP no considera aceptable ni válida la «oferta verbal, unilateral y con carácter de provisionalidad» realizada por el Ayuntamiento para el uso de una zona anexa al Centro de Alto Rendimiento (CAR), «de una carpa situada al aire libre y sin ningún local cerrado disponible», dado que dicho espacio no reuniría las mínimas condiciones de seguridad, higiene y habitabilidad. Esta opción, en principio, se descartó

  • 1