Local

El cobre recuperado en el área metropolitana se multiplica por 67 en un solo año

Barrios enteros sin luz, cables de un contador cortados dejando a una mujer sin respiración artificial, instalaciones deportivas a oscuras... Son sólo tres ejemplos de lo que el robo masivo de cobre está provocando los últimos meses en el área metropolitana de Sevilla. Y eso, a pesar de la creación de un grupo especial para luchar contra este delito. Según los datos de la Policía Nacional, en el primer semestre de 2010 se recuperaron 33.400 kilos de cobre -casi 40.000 si se contabiliza el pasado mes de julio- frente a los 500 del mismo periodo de 2009.

el 02 nov 2010 / 17:53 h.

TAGS:

El robo en la subestación Quinto, en 2007, causó un incendio.
La explicación a esta efectividad también hay que verla en la percepción como delito -que ya lo era- de este tipo de hurto tras la proliferación de bandas, en especial de ciudadanos del este de Europa, la mayoría rumanos, aunque también hay españoles, según las mismas fuentes.


El principal trabajo del grupo especial se centra en el seguimiento exhaustivo de los 16 establecimientos que se dedican a la compra y venta de cobre, que deben tener un libro de registro mensualmente inspeccionado por los agentes de la Policía Judicial. Estas chatarrerías, a su vez, las venden a un mayorista, también controlado. El mayor número de delitos de este tipo se está dando en la comarca de Los Alcores, especialmente en Alcalá de Guadaíra. Las razones son varias: hay chatarrerías, muchas naves industriales y repetidores de telefonía, que son uno de los objetivos de estas redes.

Sin embargo, las perspectivas son optimistas. Según la Policía Nacional, el material recuperado es señal de que se trabaja bien. De este modo, se detecta un incremento del 50% en la eficacia policial respecto al segundo semestre de 2009. Prueba de ello es que el número de detenidos de julio a diciembre del pasado año fue de 15, 11 en Sevilla y cuatro en su provincia, mientras que en lo que llevamos de 2010 los arrestados son 55, la mayoría en la capital hispalense.

En total, la cifra de denuncias hasta el pasado mes de julio era de 146, entre Policía Nacional y Guardia Civil, a los que hay que sumar un buen número de nuevos arrestos y material recuperado en los últimos meses. Los últimos son los seis detenidos del operativo de la pasada semana entre la capital hispalense y Alcalá de Guadaíra.

La mayoría fueron por robo de hilo de cobre en tomas de tierra y de torres eléctricas, aunque también hay que sumar el procedente de cables y baterías de los repetidores de telefonía, que también cuentan con mucha cantidad de este metal. Por estos hechos, el pasado mes de agosto fueron detenidas tres personas en Alcalá de Guadaíra con 24 baterías, cada una con un peso de entre 30 y 50 kilos. También por receptación de cable fue detenido el dueño de una chatarrería el pasado mes de julio. Igual que el pasado mes de septiembre, con otro detenido con 12 baterías.

Ese mismo mes se produjo un curioso seguimiento: un hombre fue detenido con 207 kilos de cobre y tras investigársele se descubrió que desde el pasado mes de enero había vendido 23.936 de diferentes metales en una chatarrería, en pequeñas cantidades para no llamar la atención. Parece extraño, pero, aunque se sucedan los robos, se sigue vendiendo metal legal, recogido de contenedores y de derribos.

  • 1