lunes, 18 marzo 2019
07:15
, última actualización

El coche, enemigo del lince

La estadística de ejemplares atropellados en las carreteras andaluzas se ha multiplicado por cuatro –de 4 a 16– desde el año 2011, poniendo en alerta a las asociaciones ecologistas, que exigen más control de la Administración.

el 10 ago 2014 / 11:21 h.

LINCES Los proyectos de conservación y redistribución del lince ibérico están amenazados por los crecientes atropellos mortales ocurridos en los últimos meses. Por Jaime Ruiz Álvarez Es común pensar en el toro bravo como el animal más representativo de cuantos habitan en Andalucía. Sin embargo, si hay una especie realmente autóctona y simbólica de nuestra tierra, esa es, sin ninguna duda, la del lince ibérico (Lynx pardinus). Desgraciadamente, a pesar de ser el animal más importante, el lince ibérico es también el más amenazado de toda la fauna andaluza. Si unimos la escasa diversidad genética que presentan las poblaciones de lince ibérico con las amenazas derivadas de una concienciación social en aumento pero aún deficiente respecto a la importancia de conservar el medio ambiente y en especial estos felinos, el resultado arroja una situación inestable para la especie. En este sentido, la reciente muerte por atropello de un ejemplar en el término municipal de Bailén (Jaén), que supone la número 15 en lo que llevamos de año por esta causa, ha alertado a las asociaciones conservacionistas por superar la cifra récord, que hasta ahora era de 14 ejemplares atropellados en el año 2013. En el primer semestre de este año se han notificado seis casos mortales de linces en la provincia de Córdoba, seis en la de Huelva y otros tres en Jaén. El atropello de linces ibéricos ha crecido de manera vertiginosa en los últimos años. Entre los años 2002 y 2011, los linces fallecidos en carretera oscilaban entre uno y cinco ejemplares, pero desde ese momento, el número total de animales arrollados en las calzadas andaluzas por año se ha triplicado (7 en 2012 y 14 en 2013), convirtiéndose en la causa de muerte más común en la especie, por delante de las enfermedades y el furtivismo. El Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF), a través de un comunicado, ha expresado su malestar ante un problema que podría poner en riesgo los esfuerzos de conservación de la especie. El responsable del Programa de Especies de WWF España, Luis Suárez, denunció el pasado mes de junio la situación, afirmando que «no puede ser que invirtamos a través del proyecto Life una gran cantidad de los exiguos fondos ambientales en la recuperación de una especie globalmente amenazada y que, a la vez, se permita que el lince siga extinguiéndose en la carretera». En este sentido, Suárez apela a la responsabilidad tanto de los conductores como de la Administración, ya que un porcentaje muy elevado de accidentes se dan en las mismas zonas. Estos puntos son la carretera A-420, entre Cardeña y Azuel (Córdoba), la autovía A-4, a la altura de Andújar (Jaén), la autopista A-49 Sevilla-Huelva, cerca de Chucena (Huelva), y la nacional 442, entre Huelva y Matalascañas. De los últimos 10 años, solo uno, 2007, terminó sin linces atropellados. / Grafico: WWF De los últimos 10 años, solo uno, 2007, terminó sin linces atropellados. / Grafico: WWF El aumento de atropellos en los últimos años está relacionado directamente con dos factores. En primer lugar, la población de conejos, que supone el 98% de su alimentación, se ha visto reducida considerablemente por la caza y las enfermedades hemorrágicas que sufren con frecuencia, lo que obliga a los linces a salir de su zona de confort y buscar alimento lejos de ella. Esta situación, unida a la ausencia, en muchos tramos, del vallado necesario para que los linces no accedan a la carretera y se dirijan a las zonas de paso seguras, facilita que los animales crucen la calzada. El segundo factor –más positivo– es el crecimiento de la población, que desde el año 2002 ha pasado de 92 ejemplares a los 332 contabilizados el año pasado. Ante el riesgo de que este problema frene o haga descender el crecimiento de la población de linces ibéricos, la Junta de Andalucía ha decidido elaborar un protocolo de actuación que intensifique las medidas para evitarlo. Se trata de un acuerdo de colaboración entre la Consejería de Fomento y Vivienda y la de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que incluye medidas como la creación de pasos de fauna, la limpieza de cauces de arroyos, el desbroce de cunetas para mejorar la visibilidad, el vallado de nuevos tramos de carretera y la revisión de todas las mallas lineales existentes en las vías autonómicas. Las actuaciones ya han comenzado en las vías de Huelva próximas al Espacio Natural de Doñana y se extenderán a las provincias de Córdoba y Jaén. El proyecto Iberlince surgió a mediados de los años 90 a partir del programa europeo Life, que financia proyectos que contribuyen al desarrollo y la aplicación de la política y el derecho en materia medioambiental. Su política de recuperación, conservación y redistribución de linces en la geografía española, además de sus campañas de sensibilización del problema en la sociedad consiguieron paliar la caída de ejemplares que a finales del siglo pasado amenazaba con extinguir por completo la especie. Sin embargo, el director del proyecto Iberlince, Miguel Ángel Simón, denuncia que «la situación actual con el tema de los atropellos es dramática» y que «la solución pasa por crear pasos de fauna expresamente construidos para reducir el riesgo de accidentes como estos». En ese sentido, Simón lamenta que las soluciones que propone la Administración sean «simples medidas rutinarias que no serán suficientes» y que «los fondos reservados este año para nuestra causa son de 1,2 millones de euros, que han resultado ser claramente escasos». En este sentido, el director del proyecto anuncia que «hay otras medidas proyectadas, pero no podrán llevarse a cabo hasta el año que viene porque la crisis ha obligado a incluirlas en los presupuestos del año 2015». Recogida de firmas. WWF, a través de su plataforma En Acción, ha puesto en marcha la campaña de recogida de firmas Ni un lince más atropellado, en la que la organización ecologista pide a los ministros de Fomento y Medio Ambiente un mayor control sobre los cuatro puntos negros que están causando estragos en la población de linces. Hasta el momento, la campaña supera las 15.000 rúbricas y se propone llegar hasta las 18.000 para ser enviadas a la Administración.

  • 1