Local

El Colegio de Arquitectos alega que fue jurado de la biblioteca por ''obligación''

El Colegio de Arquitectos se defendió ayer de las críticas que ha recibido por haber participado en el jurado que eligió por unanimidad el diseño de la biblioteca del Prado para, después, criticar su ubicación. Alegó que sus estatutos le obligan a asistir a los jurados, incluso si han recurrido el proyecto.

el 16 sep 2009 / 05:08 h.

TAGS:

El Colegio de Arquitectos se defendió ayer de las críticas que ha recibido por haber participado en el jurado que eligió por unanimidad el diseño de la biblioteca del Prado para, después, criticar su ubicación. Alegó que sus estatutos le obligan a asistir a los jurados, incluso si han recurrido el proyecto.

El secretario de la junta de gobierno del Colegio, Enrique Soler, fue ayer el portavoz de los arquitectos -su decano, Ángel Díaz del Río, se encontraba en el congreso nacional de arquitectos en Valencia- y defendió que no han caído en contradicciones al considerar "muy sólida" la sentencia del TSJA contra la construcción del edificio de Zaha Hadid a pesar de que fueron parte del jurado que eligió el proyecto.

"Si (Díaz del Río) no hubiera ido como miembro del jurado, no habría cumplido con su obligación, a pesar de no estar a favor del emplazamiento", resumió Soler, quien incluso mantuvo que el Colegio participa hasta en los jurados de proyectos que ha recurrido. Insistió, además, en que "no se votó a favor de esa ubicación".

El artículo 5 del estatuto particular del Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla (COAS) asegura que entre sus funciones está "participar y representar a la profesión en congresos, jurados, órganos consultivos y demás eventos a petición de la administración o de particulares". Con todo, el decano no emitió ningún voto particular en el jurado para manifestar que estaba en desacuerdo con el sitio para la biblioteca.

En el periodo de alegaciones contra el PGOU, en 2004, el COAS avisó de que al pasar a zona edificable una parte del jardín se abría una línea urbanística "peligrosa" y "muy discutible".

"El destino de tales edificios a la Universidad (la biblioteca en Diego de Riaño y la banda de la avenida de Portugal) supondría "darle prioridad en el parque a un uso como campus universitario frente al de jardín", apostillaba la alegación que fue admitida inicialmente.

No así en el Plan General definitivo donde ya se preveía esta parcela en el parque para la biblioteca y que estaba ya cerrado cuando se falló el concurso. Soler argumentó que el Colegio cumplió con su deber y que, tras aprobarse el Plan, creyeron "legal" el proyecto.

Hasta que el TSJA dictó la sentencia del pasado 4 de junio. "Ratifica los principios que generaron nuestra alegación", sostuvo Soler, quien también dijo que siempre que hay una sentencia contra un proyecto, el Colegio realiza un informe.

"La legalidad y la ciudad no se construyen a golpe de estar de acuerdo o en contra. Hasta el final del proceso judicial no sabremos si es legal o no", indicó Soler para justificar la participación del decano en el jurado. Además, instó al rector de la Hispalense a que dedique "todas las energías a resolver el problema", en vez de a criticar al Colegio.

  • 1