lunes, 25 marzo 2019
14:54
, última actualización
Local

El comando etarra reconoce los atentados de Puelles, Santoña y Burgos además de otras 9 acciones terroristas

Admiten también un ataque fallido en Logroño y la colocación de bombas en los coches de un Policía y un escolta en Bilbao.

el 03 mar 2011 / 12:05 h.

TAGS:

La Guardia Civil responsabiliza al 'comando' de legales de ETA desarticulado la madrugada del pasado lunes al martes del un total de 12 acciones terroristas entre las que destacan el asesinato del Inspector de Policía Antonio Eduardo Puelles, el atentado de Santoña que el 22 de septiembre de 2008 mató al brigada Luis Conde o el ataque contra la casa cuartel de Burgos que ocasionó decenas de heridos el 29 de julio de 2009, han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Estas mismas fuentes han precisado que han sido los propios terroristas los que han reconocido su participación en todos estos hechos en sus declaraciones ante los agentes del Instituto Armado, incluso antes de conocerse los resultados de los análisis científicos practicados a partir del abundante material incautado en los registros, lo que podría aportar nuevas evidencias.

Además de los anteriores, a este comando se le imputa la autoría del atentado fallido con coche bomba en el aparcamiento de la delegación del Ministerio de Defensa en Logroño el 10 de septiembre de 2007. También fueron los responsables, un año después, en septiembre de 2008, de la colocación de una bomba lapa en el coche particular de un policía nacional, que no llegó a explotar. El agente recorrió unos 10 kilómetros con el artefacto instalado en los bajos de vehículo hasta que fue descubierto al llegar a la comisaría de Basauri (Vizcaya).

También fueron los autores de la colocación de un artefacto en el vehículo del escolta Gabriel Ginés en el Barrio de la Peña de Bilbao en octubre de 2007. La victima resultó gravemente herida. Además se les responsabiliza de otras seis acciones terroristas.

Entre algunas de acciones llevadas a cabo en 2009 en la zona de Vizcaya y sus alrededores y que aún permanecían sin esclarecer se encuentran también la explosión el 16 de enero de un artefacto en Hernani (Guipúzcoa). Un mes después, el 9 de febrero, se produjo un ataque contra la sede del PSE en la localidad guipuzcoana de Lazkao. El 26 de marzo otra bomba explotó en la residencia del dueño de los astilleros Murueta situada en la localidad vizcaína de Amorebieta.

EN ACTIVO AL MENOS DESDE 2007

Las primeras sospechas de la Guardia Civil tras las detenciones apuntaron a que el comando de 'legales' desarticulado ya estaba formado cuando Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea Basabe dinamizaron el 'complejo Vizcaya' a comienzos de 2007, siguiendo órdenes del entonces jefe de comandos de ETA, Garikoitz Azpiazu Rubina, alias 'Txeroki'.

En este sentido, las fuentes consultadas por Europa Press indican que el comando de legales formado por Daniel Pastor, Beatriz Echevarria, Lorena Diez e Iñigo Zaparaín habría actuado antes, durante y después de la existencia de aquel 'complejo Vizcaya' de Goikoetxea y Martitegi.

Entre el sofisticado material incautado al comando se encontraron armas como un subfusil MAT con dos cargadores, Radiomandos y emisores de radio-control para activar los artefactos explosivos, así como documentación falsa de Ertzaina, permiso de conducir, DNI y TIM (placa identificativa) del Ejército de Tierra, según la nota difundida por el Ministerio del Interior.

En cuanto al explosivo intervenido había 180 kilogramos de nitrato amónico y 15 litros de nitrometano. Los etarras tenían otras armas como una pistola Browning con dos cargadores y un revólver Smith Wesson calibre 38 con munición. Este tipo de revólver es el mismo modelo de las armas que fueron robadas en la fabrica francesa de Vauvert en plena tregua de 2006.

Asimismo, el comando tenía varios tupper para la confección de artefactos tipo lapa, varias ollas para confección artefactos explosivos, cordón detonante, temporizadores con anagrama ETA y dos placas matrícula vírgenes.

  • 1