Local

El Comisionado rechaza escolarizar a los niños en el Polígono por seguridad

Cerca de 100 menores en edad escolar han pasado los últimos 41 días sin ir al colegio, y la mayoría asistía a clase antes de marcharse a vivir en un descampado.

el 16 sep 2009 / 02:28 h.

TAGS:

D. Cela / I. Comesaña

Cerca de 100 menores en edad escolar han pasado los últimos 41 días sin ir al colegio, y la mayoría asistía regularmente a clase antes de marcharse a vivir en un descampado. Casi todos eran alumnos en colegios de las Tres Mil que abandonaron el barrio con sus familias después del tiroteo en el que murió un chico de 17 años. Pertenecían a familias que no estaban del todo integradas en el Polígono Sur, que habían llegado de las chabolas de Bermejales y no supieron engancharse a la transformación social que pilotaba el Comisionado. Sin embargo, los niños entraron en los colegios, y los colegios, a base de esfuerzo individual, lograron que fueran adquiriendo unos mínimos hábitos de sociabilidad: la convivencia con los demás, higiene, alfabetización...

Para los más grandes, ese trabajo en las aulas duró tres cursos, durante los cuales se logró revertir el absentismo endémico que habían padecido. Pero todo se fue al traste cuando tuvieron que salir huyendo. Veinte días después de haber dejado la escuela, los profesores de algunos colegios se organizaron para denunciar que sus alumnos seguían sin escolarizar y viviendo en la calle. La Delegación Provincial de Educación convocó a los directores de cuatro colegios y un instituto del Polígono Sur para tratar de hacer un recuento, con nombres y apellidos, de los niños que habían perdido: 150 menores, aunque de las Tres Mil y en edad escolar no eran más de 80. Educación y el Comisionado aseguraron entonces a los profesores que los alumnos ya no podrían volver a los colegios del Polígono Sur por motivos de seguridad (además los pisos en los que vivían fueron precintados). La solución entonces pasaba por buscarles colegios dispersos por varias zonas de Sevilla para evitar que estuvieran juntos en la misma escuela.

Como el trabajo que habían hecho en los colegios de las Tres Mil se había visto interrumpido, los universitarios de la Facultad de Pedagogía que colaboraban con estos maestros dando clases de apoyo en sus centros (más de 40) se ofrecieron para hacer el seguimiento de los alumnos, fueran al colegio que fueran. Pero, a día de hoy, sólo han sido escolarizados tres de los casi 80 niños. Los centros escolares registran las ausencias en un programa informático. Si alguno de sus ex alumnos hubiera ingresado ya en otra escuela, el sistema les habría dicho que el niño se había dado de baja en su centro y matriculado en otro. Y eso aún no ha ocurrido.

Educación confirmó ayer este extremo, y aseguró que "se le ha ofrecido al Comisionado la posibilidad de recoger a los niños en un autobús y llevarlos y traerlos todos los días a sus antiguos colegios de las Tres Mil, pero se han negado". Esta propuesta, en apariencia lógica, permitiría reanudar el trabajo profesor-alumnos que se estaba haciendo hasta ahora, sin embargo, el Comisionado cree que la situación de inseguridad persiste en el barrio, incluso para los más pequeños, de ahí que se haya negado a que estos regresen.

Entre las decenas de niños que estaban ayer en el descampado, había una niña de 5 años, ex alumna del centro Andalucía, que echaba de menos el colegio, aunque su madre le ponía deberes. La mujer también había enviado a otros dos hijos suyos con un pariente para que no estuvieran viviendo en la calle. Entretanto, sus compañeros siguen en clase.

  • 1