lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Local

El comité de Cerámicas Bellavista vuelve a encerrarse en la fábrica

El comité de empresa de Cerámicas Bellavista volvió ayer a encerrarse dentro de la fábrica nazarena para hacer oír su voz ante la multinacional Roca, que pretende echar a 191 personas. Durante el encierro quemaron plásticos y la dirección tuvo que salir escoltada por la Policía Nacional. Foto: Gregorio Barrera

el 15 sep 2009 / 21:10 h.

TAGS:

El comité de empresa de Cerámicas Bellavista volvió ayer a encerrarse dentro de la fábrica nazarena para hacer oír su voz ante la multinacional Roca, que pretende echar a 191 personas. Durante el encierro quemaron plásticos y la dirección tuvo que salir escoltada por la Policía Nacional.

La junta directiva de Roca en la histórica fábrica nazarena volvió ayer, un día más, a salir escoltada por los agentes de la Policía Nacional, ya que miembros del comité de empresa -que ya había anunciado un "endurecimiento" de sus protestas-, se encerró dentro de la fábrica y permaneció manifestándose hasta que la Policía los sacó de las instalaciones, para lo que tuvieron que romper de nuevo la valla de metal que cerca la fábrica nazarena. Ya en la salida dirigieron sus insultos a los coches de los directivos de Roca a los que acusaron de "traidores".

Según la versión del comité, unas personas desconocidas obstruyeron la puerta de la fábrica justo cuando ellos estaban dentro de la misma, por lo que continuaron sus protestas en el interior de las instalaciones cuando habitualmente se hace en las aceras cercanas al complejo.

Estancadas. Y es que las negociaciones entre sindicatos y patronal siguen estancadas por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por Roca, que dejará en la calle a 191 trabajadores y trasladará la producción a su filial de Alcalá de Guadaíra.

CCOO y UGT quieren que se garantice la reinserción de los empleados cuando la crisis económica mejore mientras que la directiva de la firma no admite nada que no sea la aprobación del expediente.

Desde la empresa han insistido en que no echarán a casi 200 personas "por gusto, sino porque es necesario". Roca está dispuesta a recolocar a 60 de los empleados nazarenos, 30 irían a la fábrica de Alcalá de Guadaíra, 15 a la de Alcalá de Henares y el resto a Burgos, pero según afirma el comité "estas compañías tienen pendientes sus respectivos EREs también", algo que la empresa niega rotundamente.

La siguiente reunión con la directiva está prevista para hoy mismo, por lo que se espera que el encierro de ayer sirva para modificar un poco las posturas, que actualmente están muy alejadas, entre las dos partes.

Si el comité y Roca no llegaran a un acuerdo, el caso pasaría a la Delegación de Empleo de la Junta de Andalucía. Los propietarios de la fábrica ya piensan que si la Consejería deniega el ERE, habría que convocar un concurso de acreedores -antigua suspensión de pagos- para que un juez decida el conflicto laboral.

  • 1