Local

El compromiso con el A400M se mantiene

La reunión celebrada ayer en Sevilla por los ministros de Defensa de los siete países europeos que han solicitado los nuevos aviones militares A400M ha servido para tranquilizar los ánimos de quienes empezaban a pensar en la posibilidad de que se produjesen cancelaciones de pedidos por los sucesivos retrasos que ha sufrido este proyecto...

el 16 sep 2009 / 04:38 h.

La reunión celebrada ayer en Sevilla por los ministros de Defensa de los siete países europeos que han solicitado los nuevos aviones militares A400M ha servido para tranquilizar los ánimos de quienes empezaban a pensar en la posibilidad de que se produjesen cancelaciones de pedidos por los sucesivos retrasos que ha sufrido este proyecto. España, Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Luxemburgo y Turquía han refrendado su "vocación de permanencia" y han asegurado que no barajan retirarse de un programa-contrato al que se, en principio, destinarán 20.000 millones de euros. Cuestión bien distinta es que todos entiendan que el proyecto necesita un replanteamiento general que, por lo demás, es habitual cuando se afrontan grandes obras de infraestructura, pues se presupuestan a la baja y luego ni los plazos ni la inversión se suelen cumplir.

En este caso en concreto, la realidad ha demostrado que no se podía construir un avión militar de estas características en tan corto espacio de tiempo y con unas cuentas que no terminan de cuadrar. La envergadura y complejidad del proyecto (su capacidad duplica a la de las actuales naves de transporte militar) está fijando los plazos reales de entrega, y ésa es la razón de que Airbus y sus países clientes vayan a renegociar las condiciones del acuerdo inicial. Tanto desde la perspectiva técnica como desde la financiera, los términos establecidos con anterioridad han quedado desfasados. No se han ajustado a las condiciones imperantes en el sector aeronáutico europeo y por eso hay que redimensionarlas. Pero lo que sigue vigente es lo más importante: la decisión política de los gobiernos de mantener su compromiso con un proyecto del que Sevilla se beneficia gracias al ensamblaje del aparato en la factoría de EADS en La Rinconada. Ningún país se ha echado atrás y, por el contrario, todos se han reafirmado en el valor estratégico de futuro que le asignan al A400M.

  • 1