Deportes

El 'compromiso' de Sergio García con el ascenso del Betis

El mercado español ya no admite más modificaciones, salvo lesiones gravísimas, y el Betis llegará como mínimo a enero con todos sus futbolistas importantes: Emana, Arzu, Aurelio... y Sergio García. El catalán reiteró ayer su "compromiso" con el club, pero está molesto por no haber hablado el lunes con Manuel Ruiz de Lopera.

el 16 sep 2009 / 08:01 h.

El mercado español ya no admite más modificaciones, salvo lesiones gravísimas, y el Betis llegará como mínimo a enero con todos sus futbolistas importantes: Emana, Arzu, Aurelio... y Sergio García. El catalán reiteró ayer su "compromiso" con el club, pero está molesto por no haber hablado el lunes con Manuel Ruiz de Lopera.

Sergio García ha dedicado el verano a entrenarse y proclamar su disposición a jugar en Segunda en las pocas ocasiones en que se dejó arrancar alguna palabra. Hasta ahí, bien. El sábado, además, fue de los mejores y marcó un gol. Hasta ahí, perfecto. Pero entonces llegó el último día del plazo para irse a otro conjunto y Sergio García se fue al barrio de El Fontanal para presentar a Manuel Ruiz de Lopera una última oferta del Espanyol. Y ante la última puerta abierta para regresar a Primera, el delantero se encontró con una puerta cerrada: la de la casa de Lopera. El jugador, acompañado por su agente (el ex bético Mágico Díaz), se enfadó y cogió el camino de vuelta.

La situación, como mínimo estrambótica, vivió ayer su último capítulo, al menos por ahora. Ya resignado a quedarse en el Betis, Sergio fue requerido por los medios del club para que ratificase su implicación en el proyecto del ascenso. El problema es que, aparte de hacerlo, el punta aseguró que "nunca" estuvo "en las oficinas de la calle Jabugo" el lunes por la noche. No estuvo allí porque no hubo quien le abriera, pero sí estuvo rondando la zona hasta que desistió. Incluso su padre criticó ayer lo que entendió como "maltrato" a su hijo, quien le llevó la contraria al decir que "siempre" se ha sentido "muy bien tratado" en Sevilla. En todo caso, la radio del Betis admitió que el jugador estaba "molesto", pero no por no haberse ido al Espanyol, sino por no haber sido recibido por Lopera.

Sergio, por lo demás, confirma que su intención era transmitir a Lopera esa "oferta de última hora". "Esto no significa que tuviera intención de marcharse, sólo el propósito de comunicar este cambio en su situación. Sergio García sigue igual de comprometido con el equipo para buscar el ascenso", explicó el club en una nota. Y agregó unas palabras del futbolista, que desea que el Betis "esté donde debe estar, en Primera". "Se lo merece por la afición y por la gente, que siempre me ha tratado muy bien desde que vine a Sevilla", remata.

Y TAPIA SATISFECHO. Antonio Tapia, obviamente, está satisfecho con la continuidad de Emana y Sergio García y apuesta por que no habrá problemas con ellos: "Saben que por la mañana tienen que levantarse y hacer su trabajo y que a fin de mes tienen que recibir un incentivo por ese trabajo", dijo ayer el técnico, cuya sempiterna prudencia fue más evidente al hablar de Sergio: "El sábado jugó e hizo un gran partido y hoy se ha entrenado con normalidad. No tengo motivos para dudar de su profesionalidad. Lo que me preocuparía, pero no sólo de él sino de todos, es que un jugador no rinda de acuerdo a sus posibilidades, pero no es el caso. No pongamos el parche... No hay que pensar que va a haber una situación distinta a la que ha habido", sentenció.

  • 1