martes, 19 marzo 2019
22:09
, última actualización
Local

El análisis de sangre del conductor de Tussam desmiente al drogotest ya que no consumió droga

El comité de empresa pide que no se hagan públicos los resultados de pruebas provisionales.

el 16 jun 2014 / 13:20 h.

TAGS:

El autobús de la línea C1 atropelló a la joven en el cruce de Torneo con la calle Narciso Bonaplata. / El Correo El autobús de la línea C1 atropelló a la joven en el cruce de Torneo con la calle Narciso Bonaplata. / El Correo El análisis de sangre realizado al conductor del autobús de Tussam que el pasado 5 de junio atropelló en Torneo a una joven estudiante norteamericana, que continúa hospitalizada en el Virgen del Rocío en estado grave aunque estable, ha revelado que, en contra de lo que indicó el drogotest, el conductor no había consumido cocaína, como en su día él mismo declaró y como sostenían sus compañeros de la empresa municipal de transportes. «Él estaba seguro de que daría negativo y nosotros también», sostuvo ayer el presidente del comité de empresa de la Asociación Sindical de Conductores (ASC), Francisco Rojo, que pidió que en el futuro «no se hagan públicos los resultados de pruebas de este tipo mientras sean provisionales» para evitar el daño moral y a la imagen de los trabajadores. Fue el Ayuntamiento quién reveló el resultado del drogotest, practicado tras el accidente por la Policía Local al conductor siguiendo el protocolo. Fuentes municipales fueron también quienes confirmaron ayer que el resultado del análisis de sangre contradecía el drogotest y se apresuraron a defender que precisamente se hace esa prueba para confirmar los resultados, si bien este contranálisis fue solicitado también por el conductor. No es la primera vez que los resultados del drogotest, un nuevo dispositivo para detectar la presencia de drogas en los conductores implantado en 2011, son desmentidos por el análisis más reciente. El último caso fue el del conductor de la excavadora involucrada en el vuelco de un microbus escolar en Cascuera (Badajoz) en el que fallecieron cinco menores. Cuando el drogotest se introdujo en el control de tráfico, vino avalado por diversos estudios y pruebas que demostraban una fiabilidad similar a la de los alcoholímetros ya generalizados. En este caso, según el comité, el conductor no toma ninguna medicación por lo que no se puede achacar el error a alguna sustancia que pueda confundirse con cocaína. Aunque el juzgado ya ha recibido el informe del Instituto de Toxicología con los resultados del análisis de sangre, el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León, dijo a este periódico que aún no ha podido estudiarlo al encontrarse fuera de Sevilla por lo que rehusó pronunciarse al respecto. Mientras, la investigación de las causas del accidente continúa para saber si la joven cruzó indebidamente la carretera o si concurrió alguna otra circunstancia imputable al conductor del autobús de Tussam, que en estos días, según el comité, ha seguido desempeñando su trabajo con normalidad ya que la empresa no le suspendió de sus funciones. Rojo sí señaló que «todos los días llamamos al hospital para interesarnos por el estado de la joven» que, según reveló, es estable pero grave después de que fuera operada de la pelvis y a la que «hace dos días le quitaron la sedación y no ha despertado aún». El atropello ocurrió a las 7.30 horas de la mañana en Torneo a la altura de la calle Narciso Bonaplata, en el tramo entre la calle Baños y Calatrava, en la zona del carril bus, según confirmaron fuentes del Ayuntamiento. La joven, a la que costó identificar ya que no llevaba móvil ni documentación encima y estaba en Sevilla con una familia de acogida como estudiante, cruzaba para salir a correr al Paseo Juan Carlos I, junto al río. El vehículo, que cubría la línea C1, chocó con la chica, desplazándola varios metros desde el lugar del impacto. Como consecuencia resultó herida grave por lo que fue trasladada al Virgen del Rocío e ingresada en la UCI.

  • 1