Local

El conductor dice que el atropello fue fortuito al huir de una pelea

El joven ha ingresado en prisión y el copiloto está en libertad con cargos.

el 14 dic 2010 / 19:27 h.

TAGS:

El conductor del vehículo es trasladado al despacho del juez.

Los dos detenidos por el atropello mortal de Manuel Alías García, ocurrido en la madrugada del pasado domingo en el Polígono Store, han negado ante el juez que fuera intencionado, sino que se produjo cuando huían de un grupo que quería agredirles. Tras tomarles declaración, el titular del Juzgado de Instrucción número 14, Manuel Centeno, envió a prisión al conductor y dejó en libertad con cargos al copiloto. Todos los testigos, en cambio, dicen que el conductor dio un volantazo hacia la víctima.

Juan Francisco Gámez Durán, de 26 años, explicó que no vio a Manuel y que ni siquiera supo lo que había ocurrido hasta que no le llamó un compañero horas más tardes. El joven aseguró que él y su amigo se metieron en el coche para huir del grupo de amigos de Manuel, con los que habían tenido una discusión en el interior del local donde celebraban la cena de Navidad.

Según su versión, decidieron irse y una vez dentro del vehículo, un Seat Ibiza negro, le tiraron diversos objetos. Por ello dio varias veces marcha atrás y avanzó, como “maniobra evasiva”. Cuando lograron salir avanzaron unos “30 ó 40 metros”, impactando con Manuel, que no participó en la pelea e intentaba irse.

Juan Francisco, que entró y salió del despacho del juez llorando, aseguró que no lo vio porque “iba mirando hacia atrás por el espejo retrovisor porque dos coches le perseguían”. En ese momento, sintió un golpe, pero no paró por “temor” a que le agredieran, recordando que le siguieron durante “varios kilómetros”. De hecho, en su declaración, llegó a repetir en varias ocasiones, según las mismas fuentes, “que temió por su vida”, ya que incluso le arrojaron una silla contra el cristal, tal y como admitieron los compañeros de Manuel a este periódico. No obstante, estos testigos aseguraron que fue el autor del atropello y varios amigos quienes originaron la discusión al golpearles a uno de los compañeros de Manuel.

El joven también dijo que ni él ni el copiloto eran conscientes de lo ocurrido, de hecho éste le pidió que le llevara al trabajo. Según explicó el abogado del imputado, Francisco Torres, el joven llamó entonces a su novia, “para que llevara a su compañero a su trabajo, porque era consciente de que no podía conducir”, aclarando que si lo cogió pese a haber bebido “fue porque tuvo que huir de allí”.

Al llegar a su casa, poco antes de las 6.30 horas, un compañero le llamó y le contó lo ocurrido, tras lo que decidió bajar de su casa, momento en el que se encontró con la Policía. El letrado también expresó sus condolencias a la familia de Manuel en nombre de su cliente, “que está consternado por lo ocurrido”, y negó que le embistiera varias veces y que se fuera a dormir a su casa.

El joven fue enviado a prisión, después de que la Fiscalía lo solicitara por un delito de homicidio o asesinato y dos contra la seguridad del tráfico. El juez, en cambio, no se ha pronunciado aún si el homicidio fue imprudente o no.

El copiloto, Juan Manuel C.H., quedó en libertad imputado por un delito de omisión del deber de socorro y con la posibilidad de ampliarlo a encubrimiento, que su defensa niega porque “se entregó en una comisaría”.

La defensa del conductor pidió su libertad porque “no hay riesgo de fuga” y tiene unos ingresos de 1.066 euros, ya que trabaja en la fábrica de Polvillo. El viernes declaran varios testigos.

  • 1