Local

El conflicto del Tíbet irrumpe en el acto del encendido de la llama olímpica

El conflicto entre el Tíbet y China llega hasta la Antigua Olimpia. La llama olímpica, encendida para los Juegos de Pekín, se vio enturbiada por varios manifestantes para protestar contra la represión china, que según las autoridades tibetanas en el exilio ya se ha cobrado la vida de más de 130 personas. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 02:10 h.

TAGS:

El conflicto entre el Tíbet y China llega hasta la Antigua Olimpia. La llama olímpica, encendida para los Juegos de Pekín, se vio enturbiada por varios manifestantes para protestar contra la represión china, que según las autoridades tibetanas en el exilio ya se ha cobrado la vida de más de 130 personas.

Durante el discurso del presidente del comité organizador de los Juegos Olímpicos de Pekín, Lui Qi, tres activistas accedieron al estadio de Olimpia pero fueron reducidos por la Policía griega. Uno de ellos incluso logró acercarse a Lui y alzar justo detrás de éste una bandera negra a favor del boicot de los Juegos Olímpicos por la represión en el Tíbet.

En las afueras del histórico estadio otro activista tibetano y un fotoreportero griego fueron detenidos y supuestamente maltratados por la policía local. Tres activistas de Reporteros sin Fronteras fueron los causantes del incidente que alteró la ceremonia.

Y es que la celebración de los Juegos Olímpicos pasó hace tiempo de los límites del deporte y se ha convertido en foco del debate político. Hasta tal punto es la situación que un alto cargo del gobierno chino denunció ayer que el Dalai Lama se aprovecha de la importancia que para China tienen la cita olímpica y su repercusión en el mundo para "intentar separar al Tíbet de la patria".

El vicepresidente del XI Comité Nacional de la Conferencia Política Consultiva del Pueblo, Ngapoi Ngawang Jigme, de 89 años, afirmó que el líder religioso "maneja los hilos de la revuelta". El veterano alto cargo, nacido en el Tíbet, afirmó que el Dalai propició "el comportamiento salvaje" con el asalto a comercios y viviendas y se mostró partidario de "tomar medidas severas" para que no se repitan los disturbios.

Más muertes. Mientras, el goteo de muertes tras las revueltas en el Tíbet no deja de crecer. El Gobierno tibetano en el exilio elevó a 130 los muertos en los combates entre la Policía china y los manifestantes en el Tíbet.

El portavoz del Gobierno en el exilio, Thubten Samphel, indicó que "la Policía sigue usando la violencia" y recordó que el Dalai Lama llamó a resolver la situación de forma pacífica. Además, el Ministerio chino de Seguridad Pública informó de la detención de ocho sospechosos de haber causado disturbios el 14 de marzo en la ciudad de Lhasa.

  • 1