Economía

El Congreso de EEUU dice 'no' al plan de rescate y hunde Wall Street un 7%

Pese a la urgencia de Bush, y contra todo pronóstico, el Congreso de EEUU dijo no al plan de rescate y Wall Street se hundió un 6,98%. En Europa, las pérdidas rondaron el 5%. Cerraron antes. La banca fue la protagonista. Mejor dicho, las operaciones de intervención y rescate, con una novedad. Se sucedieron a este lado del Atlántico. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 15:58 h.

Pese a la urgencia de Bush, y contra todo pronóstico, el Congreso de EEUU dijo no al plan de rescate y Wall Street se hundió un 6,98%. En Europa, las pérdidas rondaron el 5%. Cerraron antes. La banca fue la protagonista. Mejor dicho, las operaciones de intervención y rescate, con una novedad. Se sucedieron a este lado del Atlántico.

La comparecencia del presidente de EEUU, George W. Bush, urgiendo a primera hora de la mañana al Congreso para aprobar el plan de rescate y así dar oxígeno a los mercados, no sirvió de mucho. Las bolsas abrieron y cerraron sin esta esperada noticia, pero sí se desayunaron con las intervenciones públicas en el sector bancario en el Reino Unido, Alemania y Bélgica, lo que llevó a las bolsas europeas a desplomes en torno al 5%.

El Íbex fue, pese a todo, el que menos se dejó en el parqué, al caer un 3,88% y situarse por debajo de los 11.000 puntos, a niveles de enero de 2006. Así, la Bolsa de Fráncfort perdió un 4,23%; Londres, un 4,97%; Ámsterdam, un 8,75%; París, un 5,04%; Zúrich, un 4,63%; Milán perdió el 4,98%; Oslo, el 7,79%; Viena, el 8,05%, y Dublín, 12,71%.

Sin embargo, la sorpresa llegó cuando el Congreso de EEUU -una vez cerrados los mercados europeos- rechazó el plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares. Circunstancia que llevó a la Bolsa de Nueva York a desplomarse un 6,98% y registrar la mayor pérdida de puntos de su historia, al cerrar en 10.394,92 unidades.

Al poco de conocerse el varapalo al plan, Bush, se declaró "muy decepcionado" con la negativa al rescate financiero en la Cámara de Representantes por 228 votos en contra (entre ellos, más de dos tercios de los congresistas republicanos) y 205 a favor, pero indicó que "seguiremos adelante" para tratar de salvarlo, para lo que convocó de inmediato a su equipo económico para determinar los pasos a seguir. También se reunirá con los líderes del Congreso para determinar "el camino adelante". No obstante, "atajaremos la situación económica de frente", dijo el presidente Bush el mismo día en el que Citigroup adquirió las operaciones bancarias de Wachovia, cuarto mayor banco de EEUU y la última víctima de las hipotecas basura, que ayer perdió un 81% en bolsa.

Los legisladores se reunirán pasado mañana para intentar insuflar vida al plan. Republicanos y demócratas tienen voluntad de volver a negociar, conscientes de que la crisis no desaparecerá por arte de magia.

A este lado del Atlántico, protagonista indiscutible, la banca. El domingo ya se avanzó la nacionalización del segundo banco británico, Bradford & Bingley, y ayer se conoció que será el Santander el que, una vez más, sale de compras. Se quedará, a través de su filial Abbey, con su red de sucursales y depósitos, por los que pagará 773 millones de euros. El banco aseguró que la operación, que espera completar en un máximo de 18 meses, reportará al grupo un beneficio de 25 millones de euros en 2009, que serían 75 millones en 2010 y 100 en 2011, ya que no tiene actividades "de riesgo", al no incluir hipotecas, que pasarán a manos del Tesoro británico. La intención del Santander es unir los tres bancos (Abbey, Alliance & Leicester y Bradford & Bingley) en una sola franquicia y aprovechar las sinergias para crecer en el mercado británico.

No fue la única acción de rescate. Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo salvaron de la quiebra a la entidad belga-holandesa Fortis, tras nacionalizarse parcialmente con una inyección de dinero público de 11.200 millones de euros, a cambio de ceder a los gobiernos belga, holandés y luxemburgués el control del 49% del capital de sus divisiones bancarias en cada uno de los países. El plan contempla, además, la venta de los activos de ABN Amro que aún controla Fortis por 10.000 millones y para el que ING parece mejor posicionado.

Los gobiernos del Benelux dejaron claro que la nacionalización es una solución "provisional" y no aspiran a mantenerse en el capital de la entidad.

Además, el Gobierno y las regiones belgas lograron un principio de acuerdo para participar en una ampliación de capital del banco franco-belga Dexia, tras el hundimiento de sus acciones en un 29,65% y la delicada situación de la entidad, que podría implicar el desembolso de unos 7.000 millones.

En Alemania, el Gobierno y varios bancos germanos ofrecerán a la entidad hipotecaria germana Hypo Real Estate una garantía de crédito de 35.000 millones de euros para salvarlo de la quiebra por sus dificultades de financiación ante la crisis. Sus acciones se hundieron ayer un 73,9%, hasta 3,5 euros. Los bancos privados pagarán el 60% del primer tramo del crédito (8.400 millones) y el Gobierno alemán, el resto (5.600 millones).

  • 1