Local

El Congreso deja en evidencia al PP

El partido Popular sufrió ayer un duro correctivo por parte de todas las fuerzas políticas que conforman el arco parlamentario. La formación que preside Mariano Rajoy se quedó literalmente sola...

el 16 sep 2009 / 07:41 h.

TAGS:

El partido Popular sufrió ayer un duro correctivo por parte de todas las fuerzas políticas que conforman el arco parlamentario. La formación que preside Mariano Rajoy se quedó literalmente sola, sin apoyo de grupo alguno, en su intento de pedir en la Diputación Permanente del Congreso la comparecencia de la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, el ministro de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y el Fiscal General del Estado Cándido Conde Pumpido para responder a la 'teoría de la persecución' de la que los populares dicen sentirse víctimas por un uso "ilegítimo e inmoral" de las instituciones para acabar con su partido. La portavoz parlamentaria popular, Soraya Sáenz de Santamaría, evitó sin embargo referirse ayer a las escuchas denunciadas este mes por su secretaria general, María Dolores de Cospedal, con las que han orquestado una ofensiva para intentar convertir la trama de corrupción vinculada a este partido en una persecución policial y judicial a sus dirigentes. Los populares aún no han aportado una sola prueba que avale las graves acusaciones lanzadas, por lo que el portavoz socialista, José Antonio Alonso, arremetió con dureza al calificar de "inventos, insidias y mentiras" las acusaciones de los populares. No sólo el PSOE; todos los partidos reprobaron la actitud de los populares de tirar la piedra y esconder la mano, en medio de un clima de gran bronca, tensión e intercambio de acusaciones con el que ayer se reabrió el Congreso de los Diputados. Tras este varapalo, los populares deberían reflexionar sobre sus estrategias políticas que, como en este caso, tienen un efecto boomerang, que termina perjudicándoles a ellos mismos. Ni el Congreso ni el Estado de Derecho se benefician del episodio que ayer protagonizó el PP, más bien al contrario. Si los populares tienen pruebas de alguna persecución, que las presenten y acudan a los tribunales. Si no, que se retracten y pidan disculpas a los ciudadanos.

  • 1