Local

El Congreso despide a Zapatero con un reguero de reproches

El líder del PP lo abronca por haber provocado con sus “errores de gestión” cinco millones de parados en España.

el 21 sep 2011 / 08:01 h.

TAGS:

Zapatero dice adiós a su vida como diputado después de 25 años. El Congreso le tributó ayer en la última sesión de control al Gobierno una despedida fría y cargada de reproches, especialmente de los que se ven ya como próximos ocupantes de la bancada azul (la destinada a los miembros del Gobierno).

El líder del PP, Mariano Rajoy, no le dio un respiro al presidente ni en sus últimos días en el hemiciclo. Lo acusó de dejar una "herencia envenenada", lo apabulló con decenas de datos, todos ellos negativos, sobre lo que ha sido su paso por la Moncloa, y los resumió en una cifra: cinco millones de parados. Zapatero no ocultó su malestar por el tono empleado por Rajoy: "La inmensa mayoría de los ciudadanos quieren responsables políticos, líderes, que ofrezcan algo, no sólo ataquen, y den confianza y futuro a España". No obstante, reconoció sentirse "responsable" de la tasa de paro, una realidad que hace que no se vaya "satisfecho" del Gobierno.

El todavía presidente del Ejecutivo se defendió de los ataques de Rajoy alegando que ha protagonizado un "duro combate" contra la crisis. La misma que negó en 2008 cuando, en su discurso de investidura, habló de desaceleración económica, una situación para la que España estaba mejor preparada que nadie y de la que saldría "sin necesidad de subir impuestos ni de imponer recortes sociales". Todo quedó en agua de borrajas el 12 de mayo de 2010 cuando un abatido Zapatero presentó en la Cámara un plan de ajuste en el que, entre otras cosas, se bajaba por primera vez en la historia, el sueldo a los funcionarios.

Rajoy, que ya con el micrófono apagado deseó "muy buena suerte" a Zapatero (despedido entre aplausos de sus diputados puestos en pie), empezó su alocución acusando al líder del PSOE de dejar una "herencia envenenada". El líder de los populares recalcó que está convencido de que España "es un gran país" que va a superar esta situación con un Gobierno que aprenda las lecciones que han dejado los "graves errores" de gestión de Zapatero, empezando por "hacer un buen diagnóstico y no engañar".

"Hay que hacer previsiones razonables de crecimiento y empleo", remarcó. "No se puede gastar lo que no se tiene, disparando el déficit y la deuda. Hay que hacer reformas y no vivir de la herencia y la inercia, gobernando sólo por decreto ley", sentenció. Zapatero le replicó que en toda su intervención obvió el "hecho fundamental" de la crisis internacional y aseguró que el Gobierno ha cumplido con su compromiso de déficit para evitar "males mayores", emprendiendo reformas estructurales cuyos frutos se verán en el futuro y fomentando la "cohesión social" con la protección de los desempleados. En declaraciones posteriores, Rajoy confió en que entre todos los españoles se pueda superar el "reto" de "generar muchos puestos de trabajo", y subrayó que, si los votantes le dan su confianza, él estará "encantado" de asumir la responsabilidad de ser presidente tras 30 años de vida política.

Zapatero volverá a pisar el hemiciclo hoy para la votación de varios decretos-ley, como él mismo recordó en los pasillos del Congreso. Sin embargo, salvo que decida intervenir, sus últimas palabras como presidente en la Cámara las pronunció ayer, y fueron dirigidas, aunque sin nombrarle, al candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba .


La sesión de ayer comenzó con la pregunta formulada por la diputada de Na-Bai, Uxue Barkos, que le acusó de haber puesto un "mal broche" a sus mandatos con la reforma exprés de la Constitución y dejar tres "interrogantes": la lucha contra el desempleo, el modelo de Estado e incluso "el valor de la palabra dada".

Le siguió en el turno de palabra, el portavoz del PNV , Josu Erkoreka, al que Zapatero agradeció su colaboración en esta legislatura, su "sentido de la responsabilidad y su compromiso".


  • 1