Las Cortes reprenden a Alaya por obviar al Tribunal Supremo

El presidente del Congreso devuelve los oficios que envió la jueza para citar a Chaves y Viera, lo mismo que el Senado en el caso de Griñán, y avisan a la jueza de que el canal es «erróneo»

el 08 abr 2014 / 12:06 h.

COMISIÓN DE SEGUIMIENTO DE LOS ACUERDOS DEL PACTO DE TOLEDOLa Mesa del Congreso, a instancias de su presidente, Jesús Posada, tras escuchar las quejas del PSOE, acordó ayer por unanimidad enviar un escrito al presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, recordándole que ha de ser esta institución la que debe canalizar las peticiones de los jueces referidas a diputados o senadores, como la realizada por la juez Mercedes Alaya que fue devuelta sin abrir por la Cámara, según informaron a Europa Press fuentes parlamentarias. La juez instructora del caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos tramitados por la Junta de Andalucía envió este lunes con dos guardias civiles un requerimiento al Palacio de la Carrera de San Jerónimo tras no haber localizado en sus respectivos domicilios a dos diputados socialistas implicados en el caso, Manuel Chaves y José Antonio Viera. Un requerimiento que Posada ha devuelto, sin abrir el sobre que lo contenía, a la propia Alaya, recordándole públicamente que el cauce adecuado para trasladar cualquier asunto judicial que afecte a diputados es el Tribunal Supremo, pues son aforados. Este escrito de Alaya fue debatido ayer en la reunión de la Mesa del Congreso, ya que los representantes socialistas Javier Barrero y Carmela Silva sugirieron la conveniencia de cursar una queja al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Desde el PSOE recuerdan que es el segundo escrito que Alaya remite directamente al Congreso sin pasar por el Supremo –el anterior fue en diciembre, hace apenas cuatro meses–, y subrayan que, al enviar esta vez a una pareja de la Guardia Civil, la juez podría haber chocado con el Código Penal. Según las citadas fuentes, Posada prefirió plantear la posibilidad de enviar una «reflexión», que no queja, al presidente del Tribunal Supremo, que a su vez lo es del CGPJ, para recordarle que todo escrito sobre aforados del Congreso debe canalizarse por sus manos. Se trata de algo que obviamente conoce Carlos Lesmes, pero que puede dar pie a que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se lo recuerde a la juez Alaya por cauces oficiales. La idea de Posada ha sido avalada por unanimidad en el órgano de gobierno de la Cámara Baja y todo apunta a que se propiciará una reunión entre Congreso y Consejo para solventar problemas de este tipo por si ocurre más veces. «Parece obvio que la jueza ha utilizado un canal erróneo», comentó después Posada a los periodistas al término de la reunión de la Mesa del Congreso, insistiendo en que cualquier comunicación judicial, con independencia de su contenido, «debe hacerse a través del Supremo y no directamente». El expresidente de la Junta y diputado nacional, Manuel Chaves, se preguntó ayer si la actuación de la jueza es «una ocurrencia, un desprecio al Congreso o una provocación para llamar la atención». «Muchos nos estamos haciendo esa pregunta, ¿cómo se puede calificar la actuación de una juez que ya fue advertida de un error que ahora vuelve a cometer?», se preguntó el expresidente andaluz que, además, incidió en que en esta ocasión lo ha hecho «a través de guardias civiles» ya que fueron agentes de paisano armados los que este lunes se presentaron en el Congreso para llevar las comunicaciones que la juez quería que les fuesen entregadas a Chaves y al otro diputado relacionado con el caso de los ERE, José Antonio Viera. Chaves calificó de «confusa y rara» la actuación de la juez de instrucción sevillana, quien, según añadió, «ha saltado por encima del Código Penal». También el expresidente de la Junta y senador, José Antonio Griñán, señaló ayer que «coincide plenamente» con la actuación del presidente del Senado, Pío García Escudero, sobre la documentación remitida por Alaya y recordó que «las leyes están para cumplirlas».  Griñán se limitó a señalar que había hablado el presidente del Senado y «un humilde senador no tiene nada que decir». La Mesa del Senado devolvió ayer los requerimientos de la jueza al entender que el camino elegido por Alaya para hacer llegar esa documentación al senador «no es correcto», según explicó el presidente de la Cámara, Pío García-Escudero. Los socialistas calificaron el proceder de la magistrada de «esperpéntico».

  • 1