Local

El Consejo Escolar andaluz vuelve a bloquear el plan de adelanto de curso

El decreto que propone adelantar una semana el curso escolar ha vuelto a estrellarse, esta vez con el inesperado rechazo del Consejo Escolar andaluz, que hace sólo una semana hizo un dictamen favorable.

el 15 sep 2009 / 23:29 h.

TAGS:

El decreto que propone adelantar una semana el curso escolar ha vuelto a estrellarse, esta vez con el inesperado rechazo del Consejo Escolar andaluz, que hace sólo una semana hizo un dictamen favorable. La votación de ayer debía ser definitiva, pero hubo muchas ausencias y la concertada retiró el apoyo a la propuesta, permitiendo que el voto unánime de los sindicatos docentes tumbara el plan de la Junta.

La Consejería de Educación esperaba que el Consejo Escolar andaluz diera ayer el espaldarazo definitivo al decreto del nuevo calendario escolar, y así zanjar la polémica sobre el adelanto del curso, contra el que se han rebelado todos los sindicatos de la enseñanza. Pero las cosas no sucedieron como se esperaba. El malestar de los sindicatos ha terminado por contagiar a otros sectores de la comunidad educativa, y la unidad se ha roto.

El Consejo Escolar de Andalucía, donde están representados todos los actores de la comunidad educativa, se reunió ayer en pleno y votó en contra de su propio dictamen, el que había redactado hace sólo una semana dando el visto bueno a la propuesta de adelantar el curso del 15 al 7 de septiembre. El nuevo calendario escolar ha vuelto a quedar bloqueado, y ahora dará marcha atrás en su tramitación y volverá a ser discutido en la comisión permanente del Consejo Escolar por los mismos sectores que ayer no lograron el consenso.

Educación mostró ayer su estupor ante el repentino cambio de criterio de un órgano que, aunque sólo tiene poder consultivo, siempre ha sido tenido en cuenta en sus dictámenes por la administración. No hay antecedentes de que la Consejería haya sacado adelante normativas nuevas sin el beneplácito del Consejo Escolar. El departamento que dirige Teresa Jiménez ha descartado que el nuevo frenazo en el trámite que sigue el decreto vaya a obligar a cambiarlo, en favor de las reivindicaciones del profesorado. El texto ya fue discutido en su día con sus máximos detractores -los sindicatos-, hasta que éstos se levantaron de la mesa de negociación.

El nuevo calendario escolar fue rechazado en el Consejo Escolar sólo por dos votos: 19 a favor, 21 en contra y cuatro abstenciones. El pleno del consejo cuenta con 68 miembros que votan a mano alzada, pero ayer sólo estaban presentes 47, y no todos participaron en la votación, algunos se salieron, según varios representantes. Las ausencias permitieron dar la vuelta al dictamen. Recibió los votos a favor de la administración, de personalidades de reconocido prestigio y de la Confederación de Padres de la escuela pública (Confapa). Pero fue rechazado gracias a la oposición unánime de todos los sindicatos, de un sector empresarial y de la abstención de las asociaciones de padres de colegios concertados. Confaba y Ufapa, cada una con un voto en el Consejo, retiraron el apoyo que habían dado al dictamen una semana atrás.

El presidente del Consejo Escolar, Antonio Lara, se mostró "sorprendido" con el "cambio en el sentido del voto" de algunos sectores. A su juicio, los representantes de la concertada "se han podido dejar llevar por los argumentos esgrimidos por los sindicatos para oponerse", que se basan en la necesidad de establecer medidas previas al adelanto del curso que contribuyan a mejorar la calidad del sistema educativo.

Desde Codapa, su presidenta Pilar Triguero denunció que "los sindicatos han demostrado que sólo les preocupa sus reivindicaciones. Están retrasando la aprobación del nuevo calendario a posta, para exigir otras demandas. Es una irresponsabilidad".

El representante de Confapa en el Consejo, Manuel Jiménez, explicó que su cambio de postura coincidía con los argumentos de los sindicatos: "Educación nos ha utilizado políticamente en contra del profesorado. Hoy (por ayer) no era pertinente dar nuestro apoyo a un decreto que produce tanto malestar en los profesionales de la enseñanza".

  • 1