Local

El Consejo nombrará este mes una comisión para la reforma estatutaria

La reforma de los estatutos del Consejo de Cofradías, la gran tarea pendiente de la institución cofradiera, echará a rodar este mes de septiembre. Doce hombres compondrán la comisión encargada de redactar el deseado proyecto de reforma de los actuales estatutos, que datan de 1988.

el 15 sep 2009 / 10:57 h.

TAGS:

La reforma de los estatutos del Consejo de Cofradías, la gran tarea pendiente de la institución cofradiera, echará a rodar este mes de septiembre. Doce hombres compondrán la comisión encargada de redactar el deseado proyecto de reforma de los actuales estatutos, que datan de 1988.

No hay tiempo que perder. La reforma estatutaria del Consejo de Cofradías, principal fundamento de la candidatura del presidente Adolfo Arenas en las pasadas elecciones de junio, dará sus primeros pasos a principios del nuevo curso cofradiero. Será en la segunda quincena de septiembre, coincidiendo con la celebración de los plenos de la distintas secciones y de la asamblea general de primeros de curso, cuando la junta superior proponga la creación de una comisión al efecto.

Esa comisión estará compuesta por cuatro miembros de la junta superior, designados por la misma, y de ocho hermanos mayores (cuatro de la sección de Penitencia, dos de Sacramentales y dos de Glorias), que serán elegidos por los respectivos plenos. Independientemente de los componentes de la comisión, el presidente del Consejo podría nombrar a un "asesor externo".

Esa comisión se pondrá manos a la obra para elaborar un borrador, trabajo que "simultaneará con otra actividades relacionadas con conceptos de solidaridad". El deseo de Adolfo Arenas es que el trabajo de la comisión "no se eternice, aunque todo dependerá de la fluidez con que se desenvuelvan esos otros proyectos simultáneos", encaminados -aunque el presidente no lo quiera explicitar- a la búsqueda de convenios con instituciones, entidades y fundaciones que puedan aportar mayores ingresos a las hermandades más necesitadas.

Una vez elaborado el anteproyecto de los nuevos estatutos, se enviará a las hermandades para la formalización de enmiendas. La comisión las estudiará y las tendrá en cuenta en su caso, reelaborando un anteproyecto que será presentado a la asamblea general para su aprobación y la de la autoridad eclesiástica.

En numerosas ocasiones, Adolfo Arenas ha insistido en la necesidad de que la modificación estatutaria aborde "una gran reforma competencial y procedimental del Consejo", de manera que queden claramente delimitados los fines competenciales de la institución en sus relaciones internas y externas.

semana santa. Arenas pretende también que los nuevos estatutos reconozcan plenos poderes al Consejo para cuantos asuntos atañan a la organización de la Semana Santa, correspondiendo a la autoridad eclesiástica "todo lo que afecte a la pastoral".

También se quiere incluir en la redacción de los nuevos estatutos la creación de un Tribunal de Arbitraje cuya función será la de dirimir los conflictos que surjan entre las propias hermandades y entre éstas y terceros, sin necesidad de acudir a la jurisdicción eclesiástica ni civil.

Este tribunal podría estar compuesto por un comité de sabios nombrado bien por periodos de tiempos definidos, o bien en función de los casos o de la materia que haya que dirimir.

  • 1