Local

El Consejo apercibe por escrito a Los Panaderos y le pide respuestas

En la calle Orfila replican que “depurar responsabilidades no es cortar 18 cabezas, como parece que se pretende”

el 13 jun 2013 / 13:39 h.

TAGS:

No habrá castigo directo, pero sí un apercibimiento por escrito y una seria advertencia de sanción en caso de que la hermandad vuelva a incurrir en una falta similar. Casi ochenta días después del lamentable suceso que eclipsó todos los balances de la pasada Semana Santa, la junta superior del Consejo ha tomado una resolución por el incidente acontecido el pasado Miércoles Santo cuando la hermandad de Los Panaderos, una vez decidió suspender su estación de penitencia por causas meteorológicas, taponó el norma discurrir de La Lanzada en su retorno a casa. En un escrito de cuatro folios, el Consejo le pide expresamente a la cofradía de la calle Orfila que depure responsabilidades internas por lo ocurrido e informe a la junta superior de las conclusiones y las medidas correctoras que adopte. En el escrito también se le advierte a la corporación tahonera de que, con la entrada en vigor desde el pasado 28 de mayo de los nuevos estatutos del Consejo, faltas como ésta serán enjuiciadas en el marco del régimen disciplinario incluido por vez primera en la normativa de la institución, que contempla sanciones a la hermandad infractora que pueden llegar hasta la pérdida total o parcial de la subvención del Consejo en caso de que la falta sea considerada como grave. El presidente del Consejo, Carlos Bourrellier, señaló ayer en declaraciones a este periódico que “en ningún momento se ha pretendido hacer un escarnio de Los Panaderos por este suceso ni reclamar dimisiones internas, sino simplemente saber qué ocurrió aquel día y quiénes fueron los responsables de lo ocurrido”. Según Bourrellier, la hermandad va a crear una serie de comisiones internas para esclarecer los hechos cuyas conclusiones y determinaciones finales deberán ser notificadas al Consejo. El hermano mayor de Los Panaderos, Ildefonso Martínez, rehusó por su parte hacer cualquier valoración al respecto hasta no conocer de manera oficial el contenido íntegro del escrito del Consejo. No obstante, el máximo responsable de la corporación de la calle Orfila, lamentó que el presidente del Consejo haya “mantenido” este asunto en la picota de la actualidad cuando “hemos estado trabajando internamente para saber qué es lo que ocurrió y buscando posibles soluciones para que no vuelva a suceder, y eso no ha aparecido en ningún lado”. Martínez confirmó que “a día de hoy” la hermandad no ha cesado a nadie de sus responsabilidades por lo ocurrido el pasado Miércoles Santo, si bien admitió que se sigue trabajando en analizar todo lo ocurrido. “Cuando llegue el momento a la luz de lo que dicten las Reglas de la hermandad y con los datos que tengamos en la mano ya se verá cómo hay que proceder”, a lo que añadió: “Depurar responsabilidades no es cortar 18 cabezas, como parece que es lo que se pretende. Es admitir que uno se ha equivocado y poner las soluciones para que no vuelva a suceder”. La otra hermandad envuelta en este incidente, la de La Lanzada, da por buena la resolución del Consejo. Su hermano mayor, Juan Antonio Pérez Tarascó, considera que “lo más importante se ha conseguido: que la hermandad de Los Panaderos, aunque le ha costado trabajo, ha reconocido su error y ha pedido perdón”. El todavía máximo responsable de la corporación de San Martín –la semana que viene hay elecciones– añadió que “entre hermandades no tiene que haber ni vencedores ni vencidos ni sed de venganza”, por lo que considera “reparado el daño moral” que sufrió su hermandad por el injustificable parón y que, en todo caso, corresponde a Los Panaderos depurar responsabilidades internas sobre lo acontecido. “Sé lo que yo haría, pero tienen que verlo ellos”.

  • 1