Local

El Consistorio acordó por urgencia y adjudicó sin concurso abierto el mural de Triana

Urbanismo anunció el proyecto 15 días después de cerrar el contrato con la empresa de Castellón a la que encargó los azulejos

el 21 ago 2012 / 20:13 h.

TAGS:

La primera fase del proyecto cubrirá la zapata con un mural cerámico de 11x4 metros que costará 60.000 euros.
-->-->-->

El Ayuntamiento de Sevilla tuvo tan claro desde un primer momento las supuestas bondades de alicatar la zapata de la calle Betis con un mural cerámico que dejara bien claro a los turistas dónde está Triana, que en ningún momento dejó abierta la posibilidad de alegar contra esta idea, hasta el punto de que cuando el 22 de mayo los delegados municipales de Turismo y Urbanismo presentaron a la prensa esta iniciativa la obra ya estaba adjudicada a la empresa Cefoarte. Sin embargo, no es la única administración implicada en este proyecto.

A pesar de que la Consejería de Cultura se ha mostrado contraria a la idea de vestir este malecón con baldosas, aunque no tiene competencias en la zona para detenerlo, lo cierto es que Turismo Andaluz, de la Junta, sí le dio su visto bueno.

La historia del mural cerámico se remonta al pasado 19 de marzo. En esa fecha, según indica a este periódico el servicio de prensa del Gobierno local, el Consistorio presenta su propuesta al gerente del Plan Turístico de Sevilla, Sotero Martín Barrero, representante de la Consejería de Turismo, que aprueba que se inicien las actuaciones para llevar a cabo esta obra, puesto que "cumplía los objetivos del plan de señalización turística", según la versión municipal.

Con este permiso, el 20 de abril la Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprueba encomendar las gestiones necesarias para llevar a cabo estos trabajos a Urbanismo. En concreto, según el acta de aquella reunión, esta cuestión se abordó como un "asunto de urgencia", y modificó un acuerdo del 4 de abril de 2007, por el que se encargaba al Consorcio de Turismo las obras a realizar en el Muelle de calle Betis, relativas a "la ejecución del Convenio de colaboración para la puesta en marcha del Plan de Desarrollo Turístico de Sevilla".

Y aunque el citado plan no incluía en un primer momento el alicatado de este malecón, el Ayuntamiento sí lo incorporó en las tareas encomendadas a Urbanismo, que el 7 de mayo adjudicó a Cefoarte la ejecución de la primera fase del mosaico, la que incluye sólo el mural con el nombre de Triana, presupuestado en 60.000 euros.

Al tratarse de "un contrato menor", según explican las fuentes municipales, no se hizo un concurso público abierto para que distintas empresas concurrieran, sino que la Gerencia recurrió a un procedimiento negociado, al que invitó a varias firmas.

De hecho, no hay constancia de las condiciones del contrato en la web de Urbanismo, donde no aparece la adjudicación de esta obra a Cefoarte, compañía de Alcalá de Guadaíra fundada por un ceramista trianero, que participó en la rehabilitación de la Plaza de España, y que ha encargado las baldosas en Castellón, para posteriormente pintarlas aquí. El 22 de mayo, 15 días después de adjudicar los trabajos, los concejales de Turismo, Gregorio Serrano, de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, y de Triana, Francisco Pérez, presentaron el proyecto a la prensa.

El 31 de mayo nace la Plataforma_Salvemos Triana, con más de 4.000 socios contra este proyecto, que consideran un atentado patrimonial. Las críticas aumentan y se incorpora el por entonces delegado provincial de Cultura, Bernardo_Bueno, pese a que el proyecto contaba con el visto bueno de Martín Barrero, de Turismo Andaluz.

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, anuncia el 10 de junio un proceso de reflexión sobre esta iniciativa, lo que lleva a los críticos a pensar que aún cabía la vuelta atrás. Nada más lejos de la realidad. Mientras se celebraban unas jornadas para debatir sobre el alicatado, en Castellón ya se cocían las baldosas.

-->-->-->

Por su parte, el portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, lamentó ayer el "engaño a los ciudadanos de Sevilla y el falso proceso participativo" que ha llevado a cabo el equipo de Juan Ignacio Zoido en los últimos meses con este caso. Espadas ha acusado al Gobierno popular de "decir una cosa y hacer otra" tras la presentación el pasado mes de mayo del proyecto de alicatado de la zapata de Triana, ya que "no han buscado alternativas, sin negociar con los vecinos, a los que ni siquiera informó que ya tenían encargados los azulejos".

Además, Espadas ha advertido de la necesidad de buscar soluciones "ante el problema que ha generado Zoido", entre las que está encontrar una ubicación adecuada y "consensuada" para las cerámicas ya fabricadas sin que "se empeoren los importantes valores de la ciudad". Por último, desde el PSOE han reclamado al Ayuntamiento una explicación para los vecinos de Triana.

 

  • 1