Local

El Consistorio acumula ya un déficit de 31,7 millones de euros

El saldo de la Corporación sin incluir las empresas es negativo por primera vez

el 27 ago 2010 / 19:01 h.

TAGS:

Usuarios en las oficinas municipales de Pastor y Landero.

Por primera vez, los gastos del Ayuntamiento -sin incluir el lastre de las empresas municipales- han superado a los ingresos y las cuentas de la Corporación municipal presentan ya un saldo negativo. Tras el cierre del ejercicio de 2009, el desajuste fue de 31,7 millones de euros, según reveló el último informe de liquidación presupuestaria. La consecuencia, como advirtió ayer el PP, será una situación límite para las arcas municipales que obligará a modificar un plan de saneamiento aprobado hace sólo unos meses para introducir un recorte de los gastos equivalente a esta cantidad en las cuentas de 2010 o de 2011. Precisamente, en este último año, el inicio del siguiente mandato tras las elecciones municipales, será cuando el Consistorio empezará a pagar un 4,85% de intereses en la deuda de 419 millones de euros con los bancos que renegoció en 2008 -durante los primeros veinte meses sólo pagó el 1,25%-; cuando entrará en vigor la ley que prohíbe endeudarse para reducir el déficit, cuando se tendrán que devolver 17 millones de euros al Estado y cuando se tendrá que encarar definitivamente la quiebra de Tussam. Y todas estas cifras, a la espera de que se aprueben las cuentas del Consistorio de 2009, que incluyen ya a todas las sociedades, y que en 2008 arrojó un desfase de 87,6 millones, lo que obligó a elaborar un plan que deja el presupuesto en manos de la Junta.


¿Qué ha ocurrido para que el Ayuntamiento llegue a esta situación? ¿Cómo se ha pasado de un balance positivo de 375.966 euros en 2008 a uno negativo de 31,4 millones de euros en 2009? Para el PP es la consecuencia de varios ejercicios consecutivos de cuentas falseadas, en las que se prevén más ingresos de los que realmente se van a conseguir y se realizan gastos de "forma desordenada y sin control". La Delegación de Hacienda ofrece otra explicación. El resultado negativo de las cuentas de 2009 -cinco millones si se tiene en cuenta sólo ese ejercicio- se atribuye a un impacto sobre las arcas municipales de los planes extraordinarios de inversiones del Estado y de la Junta. Y el desfase global de 31,7 millones de los remanentes de tesorería se justifica por tres motivos: la caída de los ingresos del Estado en 33 millones de euros; el impacto de los planes de inversiones y sobre todo un aumento de los ingresos de impuestos y sanciones que se dan ya por imposibles de cobrar.


Este último aspecto supone una disminución de los ingresos previstos de 45 millones de euros. Este dinero llevaba años arrastrándose de presupuesto en presupuesto a la espera de su cobro efectivo. Pero en 2009, se opta por provisionar esta cantidad ante su más que previsible impago. Pese a esto, Hacienda insiste en que intentará conseguir recaudar este dinero y que no suba el fraude, que ya en este ejercicio se ha situado en el 18%.


Este saldo negativo deja al Consistorio ante un complejo escenario. Aunque según el PP se debía modificar el presupuesto ya aprobado de 2010 y compensar con un nuevo recorte de gastos los 31,7 millones de euros de pérdidas, el Ayuntamiento lo quiere dejar para 2011 y modificar el plan de saneamiento ya entregado a la Junta para incluir un nuevo reajuste. Esta medida obliga a intensificar los recortes en los próximos años. Ya no se trata sólo de sanear Tussam, sino toda la Corporación municipal. Con muchas dificultades. Entre ellas, una legal: la deuda que en estos momentos alcanza los 637 millones de euros -casi cien más que a finales del ejercicio pasado- no podrá incrementarse a partir de 2011.

El Consistorio tendrá que sobrevivir con sus propios recursos. De ahí, la denuncia realizada por la propia delegada de Hacienda, Nieves Hernández: "Los recursos que reciben los ayuntamientos son manifiestamente insuficientes".


Para el PP, sin embargo, la responsabilidad es del Gobierno local. "Han sido temerarios e irresponsables durante estos años hasta llevar al Ayuntamiento a una situación de bancarrota, lo que en una empresa sería la suspensión de pagos", alertó el portavoz popular, Juan Ignacio Zoido, quien presentó sus propuestas si gobierna en 2011: austeridad, moderación en el esfuerzo fiscal, mejora de la gestión tributaria y agilización de trámites. Unos objetivos similares a los anunciados por PSOE e IU.

  • 1