Local

El Consistorio alerta de que no hay dinero para mantener los parques

Urbanismo afirma que necesitaría tres millones para el cuidado de 16 zonas verdes y que sólo podrá “parchear” este verano

el 21 jul 2011 / 20:06 h.

TAGS:

El Ayuntamiento no tiene dinero para cuidar 16 de sus parques y jardines, en total, 209 hectáreas de zona verde de las más de 500 que tiene la ciudad. Por ahora, la decisión del Gobierno municipal es atender los tres grandes parques nuevos: Tamarguillo, Miraflores y Guadaíra, así como Jardines de Hércules -donde ya ha intervenido- con la única partida que posee, de 200.000 euros, e ir "parcheando" la situación con ayuda de Lipasam, Emasesa, los trabajadores de Parques y Jardines y la Policía Local para la vigilancia, hasta que en septiembre se apruebe una modificación presupuestaria. El objetivo es que se seque la vegetación, evitar que se produzcan incendios y que se pierdan las inversiones realizadas en los últimos años.


El delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vilchez, indicó que para atender esas 209 hectáreas serían necesarios tres millones de euros, por lo que están en "grave riesgo por la época en la que se encuentra la ciudad", en pleno verano.


Según explicó en una rueda de prensa, 186 hectáreas no tienen dotación presupuestaria para su mantenimiento y conservación porque entre el 12 de junio y agosto acaban los contratos con las empresas encargadas de esos trabajos, mientras que otras 23 hectáreas se incorporan a la ciudad entre el 12 de junio y el 31 de diciembre. "Y para ellas no hay ni un solo euro previsto ni se inició contrato administrativo para su mantenimiento", lamentó Maximiliano Vílchez.


Para recalcar la gravedad de la situación, el delegado apuntó que la superficie afectada equivale a "seis veces el parque de María Luisa". Además, desveló que el secretario del Ayuntamiento les impide tramitar por la vía de urgencia nuevos contratos de mantenimiento, conservación y vigilancia de los parques porque la normativa no lo permite al ser situaciones "ya conocidas" por el Consistorio, es decir, que se podrían haber previsto. Por este motivo el equipo del PP optará por adjudicar contratos menores para tareas puntuales en las zonas verdes una vez que se desvíe dinero de otras áreas o servicios.


Esta situación no es nueva, puesto que el anterior Gobierno local ya tuvo problemas al recibir de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir los nuevos parques de Miraflores II (34,8 hectáreas), Tamarguillo (96 hectáreas) y Guadaíra (36). De hecho, recurrió al Plan Proteja de la Junta (750.000 euros, en total)para poder abrirlos tras un largo periodo de abandono. La presión vecinal, de hecho, fue clave. En el caso del parque del Guadaíra (donde se invirtieron 10,5 millones de euros) debió abrirse a principios de 2010, pero no lo hizo hasta cerca de un año después.
El de Jardines de Hércules (4,4 hectáreas), Parques y Jardines lo tuvo que cerrar en marzo durante unos quince días ante la falta de dinero para pagar a la empresa de mantenimiento.


Y es que mantener un parque es caro. Un ejemplo: poner a punto los escasos 7.692 metros cuadrados del parque de la antigua fábrica de Contadores, entre las calles Alternador y Estornino, cuesta 8.000 euros y su mantenimiento mensual, otros 4.000, según el anterior gobierno.


Ante esta situación, Vílchez denunció la "inconcebible" e "increíble" falta de previsión del anterior gobierno de PSOE e IU, al que también achacó la no conservación de la maquinaria del personal de Parques y Jardines, algo que critican los propios trabajadores, según dijo. "Los parques y jardines -apostilló- tienen que estar limpios y decentes para el disfrute de los sevillanos y porque son un escaparate para los visitantes". Vílchez, además, advirtió de que se resentirán otros parques, como el de María Luisa. "Se verá mermado" de fondos, aunque subrayó que se "volcarán" en su cuidado porque es de "de los más visitados". "Nos gustaría que estuviera mejor conservado, atendido y limpio", sentenció.


Según el Ayuntamiento, el contrato de mantenimiento del Tamarguillo y Miraflores II acabó el 12 de junio y el del Guadaíra el 7 de julio. Además, entre junio y agosto finaliza la conservación de la ampliación del parque San Jerónimo (11,5 hectáreas), el P-7 (1,5 hectáreas) y P-124 (0,5 hectáreas) de Emvisesa, la plaza de Estaca de Varas (1,50 hectáreas) y la plaza del Crucero Baleares (30 hectáreas). Además, se suman las zonas que se termina su mantenimiento en los próximos seis meses "o bien se han dejado degradar": el SUNO-GU1 Palmas Altas (seis hectáreas), los márgenes del nuevo cauce Guadaíra (diez), la glorieta avenida Manuel del Valle y otros (0,5), la plaza Fábrica de Contadores (0,5), el SU-7 Su Eminencia (1,5 hectáreas), la plaza del Platanero (0,5 hectáreas), Bermejales 2000 (cuatro hectáreas) y la Urbanización Pagés del Corro (0,1 hectáreas).  En total, 313 hectáreas verdes están en manos de empresas privadas, frente a las 87 de las que se encarga la plantilla municipal.

MÁS DE 200.000 EUROS EN TOLDOS

Hace unas semanas el gobierno local denunció que apenas cuenta con 8.000 euros para reformas en colegios. Ayer, su delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vilches, alertó de que sólo dispone de 200.000 euros para el mantenimiento de casi la mitad de las zonas verdes de la ciudad, incluyendo los tres nuevos grandes parques. Pero, en medio de estas dos denuncias, el gobierno local sí halló fondos para una intervención que se consideró prioritaria y urgente: la instalación de toldos en las calles del casco histórico. Los contratos para este proyecto, que se aprobaron en el Consejo de la Gerencia de Urbanismo celebrado el pasado miércoles, ascienden a 207.605 euros. Más dinero del que asegura tener el gobierno para colegios o parques y jardines. La adjudicación, que cuenta con el informe positivo del interventor, se fragmentó en tres partes. Uno para cada zona de la ciudad, por cantidades similares, y todas con un mismo adjudicatario: la firma Sedó S.L.


Pese a esto, en ninguno de los expedientes aprobados en el Consejo de la Gerencia de Urbanismo se hace referencia al patrocinio de una marca de refrescos que aparece en los toldos repartidos por el Centro. El alcalde, Juan Ignacio Zoido, de hecho incidió hace poco más de un año, cuando se encontraba en la oposición en que la falta de presupuestos no debía ser un impedimento para la instalación de los toldos, que son una demanda de los comercios del Centro, e incidió en que el Consistorio no tendría apenas que desembolsar dinero: "Tengo inversores -apuntó en junio de 2010- dispuestos a pagar los toldos, y seguro que el Consistorio puede encontrarlos. El gobierno local no ha movido un solo dedo para buscar a empresas que puedan pagarlo".


Todos los trámites para la instalación de los toldos en el casco histórico quedaron pendientes por parte del anterior gobierno que no llegó ni a realizar los expedientes. Fue de hecho el nuevo gobierno el que, al tomar posesión, inició el proceso que no llegó a tiempo para el Corpus, y que desembocó en la sesión del Consejo de Urbanismo del miércoles.

 

  • 1