miércoles, 19 diciembre 2018
13:30
, última actualización
Local

El Consistorio entrega en ruinas la antigua sede de Policía a Detea

La constructora, que lo compró en 2008, estudia reclamarle la devaluación de su valor patrimonial.

el 25 jun 2012 / 20:10 h.

TAGS:

Imagen del deteriorado interior del edificio de Detea en la Cartuja que acogía la sede de la Policía Local.

Ventanas rotas, el cableado de cobre arrancado, sin puerta principal, sin techos... como si un huracán lo hubiese arrasado. Así ha entregado el Ayuntamiento el edificio de la Policía Local en la avenida Américo Vespucio a Detea, quien estudia denunciar al Consistorio por dejarle el edificio en la Cartuja "en ruinas".

La constructora Detea informó ayer de que estudia el posible inicio de acciones legales inmediatas ante el estado de un edificio, el C3 (la antigua sede de la delegación de Movilidad y la Policía Local) entregado por el Consistorio el 15 de junio pasado. De esta manera, con "dos años de retraso", Detea acaba de recepcionar el último de los tres edificios que la constructora compró al Ayuntamiento de Sevilla y por los que abonó 25 millones de euros. Eso sí, la venta estaba vinculada a la construcción, a manos de Detea, de la nueva sede municipal en los terrenos de la antigua cárcel de la Ranilla , en la ronda del Tamarguillo. Además, el contrato recogía una sanción por el retraso en la entrega del edificio.

La delegación municipal no se mudó antes por el retraso en la terminación del edificio de la Ranilla, proyecto que sufrió cambios y aumento del presupuesto con el anterior gobierno local, y posteriormente por la falta de dinero para la mudanza.

Tras las visita de los técnicos de Detea al inmueble, éstos comprobaron que el edificio podría estar en estado de "ruina", por lo que la empresa procedió a levantar acta notarial y a solicitar un informe técnico que determine la situación real del inmueble.

Los hechos han sido puestos en conocimiento de la Policía Nacional, "y en estos momentos se está estudiando desde la asesoría jurídica el posible inicio de acciones legales inmediatas para restablecer el perjuicio que la devaluación del valor patrimonial del edificio supone para la compañía".

Esta situación, según la constructora, se ha producido "sin conocimiento ni consentimiento previo del propietario" que es Detea. Además, la empresa asegura que por las informaciones que ha recibido de la empresa de seguridad del Parque de la Cartuja, el desvalijamiento fue realizado por una empresa de chatarrería "cuando todavía el edifico estaba en posesión del Consistorio". Dado que no conserva ni las puertas, y como medida de precaución, Detea valló el perímetro y colocó carteles advirtiendo del peligro.

Los tres edificios fueron adquiridos por Detea en 2008. El primero, conocido como Charlie 1, fue entregado en 2011 (y derribado posteriormente); el segundo, el C1, a finales de mayo y el tercero, C3, el 15 de junio.

  • 1