Local

El Consistorio estudia rescatar el monorraíl de la Cartuja

Las vallas se sustituirán por elementos que delimiten las propiedades.

el 26 abr 2010 / 19:53 h.

Imagen de archivo del monoraíl en la Expo´92

El Ayuntamiento busca soluciones para revitalizar el nuevo barrio de la Cartuja e integrarlo en la ciudad. La creación del distrito, que dirigirá Juan Antonio Martínez Troncoso y que fue impulsada en el Pleno de ayer, implicará una batería de medidas para evitar la imagen de "abandono" del escenario de la Exposición Universal de 1992. Las principales afectan a la movilidad en el recinto: se impulsará el uso de los coches eléctricos, se intentará acelerar la red de Cercanías e incluso se estudia una propuesta del sector privado: rescatar un monorraíl que circule por el recinto como medio de transporte, según apuntó ayer el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín. Estas medidas serán sometidas a un plan de trabajo en el que participarán Consistorio, empresarios y parque tecnológico.

En esta mesa de trabajo habrá que definir cómo resolver una de las principales barreras del recinto de la Cartuja: las vallas que rodean el parque. El presidente de Cartuja 93 tiene en mente retirar este vallado que separa el recinto empresarial de la ciudad y que en su mayor parte se cierran por las noches. El Ayuntamiento está de acuerdo aunque admite que hay que estudiarlo jurídicamente. "Tenemos que analizarlo porque son una separación que garantiza la seguridad y delimitan las propiedades de ese terreno. Si se retiran sin más, ¿quién se haría responsable de este espacio? Tendremos que buscar medidas que compensen esta ausencia y delimiten las propiedades", explicó el futuro delegado del distrito, Juan Antonio Martínez Troncoso.

La hoja de ruta de Cartuja 93 ya está encima de la mesa. A finales de este año desaparecerán las vallas de a parte oeste, que da a la avenida de Carlos III, una vez que se concrete el traslado de la Policía Local. El resto dependerán de la llegada del Cercanías, prevista para 2011, y de un plan de tráfico que ampliará en 2.000 las plazas de aparcamiento y que supondrá la introducción de la zona azul en el recinto. La ampliación de Isla Mágica o el auditorio de la Sociedad General de Autores serán elementos clave.
La apuesta municipal pasa más por una eliminación de las "barreras simbólicas" que tiene la isla de la Cartuja. "Allí no sólo hay muchas empresas, sino que se dan cursos de formación y clases. Hay que trasladar a la ciudad que la Cartuja forma parte de su realidad social y realizar estudios del lugar de residencia de las personas que trabajan o se forman en el interior del recinto", apuntó el también delegado de Innovación.

En esta línea va otro de los proyectos en los que el Ayuntamiento quiere trabajar. El Gobierno local asume que la Cartuja es en estos momentos una gran desconocida para buena parte de la población y que sólo recibe las visitas de algunos de los autobuses turísticos. El distrito promoverá rutas guiadas a la Cartuja a través de actividades organizadas en los barrios para poblaciones escolares o de la tercera edad.

  • 1