Local

El Consistorio frena el pago de alquileres a entidades vecinales

Un informe interno alertó de posibles irregularidades en los contratos de locales de Bellavista y Cerro-Amate

el 10 abr 2011 / 18:58 h.

La entidad vecinal de Bellavista, que ha sido desahuciada, prepara movilizaciones


Los acuerdos se adoptaron a mediados de 2010. Fue entonces cuando, a raíz de un informe jurídico municipal, la Delegación de Patrimonio rescindió los contratos existentes por los que abonaba alquileres a personas particulares para ceder luego el uso de los locales a asociaciones vecinales. El análisis interno alertaba de que estos pagos se podían considerar como subvenciones encubiertas a entidades, según aclararon fuentes municipales. La situación era especialmente problemática para cuatro asociaciones, situadas todas ellas en feudos socialistas: Su Eminencia, la asociación de vecinos Hércules y la entidad de la Tercera Edad de San José Palmete y La Doctora –en Cerro-Amate– y la sede de la asociación de vecinos de Bellavista, vinculada a la agrupación del PSOE. Al menos en dos de los casos ya se han dejado de abonar los recibos y los otros dos siguen pendientes de una solución, que depende de Intervención, y  que el PSOE intenta acelerar para zanjar el problema antes de las elecciones.


De momento, las primeras movilizaciones las han protagonizado los vecinos de Bellavista. Hacía décadas que la sede de la asociación de vecinos y de otras entidades como el Ateneo de Bellavista se ubicaban en un local alquilado por el Consistorio a un tercero. A finales del año pasado recibieron el escrito alertándoles de que se dejaría de abonar la renta. Y el 28 de marzo, según advierte el presidente de la entidad, Damaso Lombardo, el propietario les desahució y cambió la cerradura. La pasada semana se celebró una asamblea y se preparan movilizaciones, mientras el Consistorio busca una solución.


No se plantea el gobierno resolver el problema de la asociación de vecinos Hércules, de Cerro-Amate. El contrato se resolvió a mediados de 2010. Y no se baraja volver a firmarlo. El local estaba alquilado por el Consistorio por un precio de en torno a 400 euros al mes, más la luz y el agua en un inmueble propiedad de José Luis Hernández, miembro de la asociación. El local, ubicado junto a su taller y en los bajos de su vivienda, era empleado como sede de la entidad vecinal. De momento, se mantiene como lugar de reunión, aunque sin contrato de alquiler. “Lo ofrezco porque soy miembro de la entidad, pero el local está para alquilarlo, y entonces la asociación se queda sin sitio de reunión”, aclara su titular.


En Palmete el propio distrito ha conseguido atenuar el problema. El local lleva alquilado por el Consistorio desde hace una década y es cedido posteriormente a la entidad de la Tercera edad de Palmete, que cuenta con más de un centenar de socios. Estos pagan sólo una cuota de cincuenta céntimos al mes y organizan viajes y actividades en buena medida por los ingresos que genera su ambigú. Recibieron una carta en 2010, pero según afirman se sigue pagando. Sus responsables advierten de la gravedad del problema: “Esto es una zona del PSOE, si nos cierran, aquí no se lleva ni un voto”.

  • 1