sábado, 23 marzo 2019
15:16
, última actualización
Local

El Consistorio impide un cotillón en un bar de Arjona sin licencia

Anunciaban copas hasta las ocho de la mañana, pero quien acuda a la discoteca Reina Margot esta noche se la encontrará cerrada. El Ayuntamiento ha prohibido que celebre su cotillón porque no sólo carece de licencia para ese evento, sino que ni siquiera tiene permiso de apertura. Sólo un club social de Santa Aurelia tendrá fiesta con todas las de la ley.

el 15 sep 2009 / 20:33 h.

TAGS:

Anunciaban copas hasta las ocho de la mañana, pero quien acuda a la discoteca Reina Margot esta noche se la encontrará cerrada. El Ayuntamiento ha prohibido que celebre su cotillón porque no sólo carece de licencia para ese evento, sino que ni siquiera tiene permiso de apertura. Sólo un club social de Santa Aurelia tendrá fiesta con todas las de la ley.

La Delegación municipal de Medio Ambiente dictó ayer una resolución de urgencia por la que impide que se celebre la fiesta de fin de año que estaba prevista en el disco-bar Reina Margot, un local abierto en octubre pasado en la calle Arjona y que arrastraba ya "numerosas denuncias por el incumplimiento reiterado de las ordenanzas municipales". Los propietarios del recinto -que carecía incluso de la indispensable licencia de apertura- no habían solicitado el permiso especial que se requiere para celebrar un cotillón y que garantiza que la discoteca cuenta con las suficientes medidas de evacuación, los seguros y los servicios para los usuarios.

Este cotillón, según informó ayer la delegación que comanda Encarnación Martínez, fue detectado por la llamada Línea Verde, la unidad de la Policía Local especializada en temas ambientales. Los agentes vieron los carteles que anunciaban el evento y revisaron la situación del local. La Reina Margot -una disco de ambiente homosexual- ofrecía una fiesta abierta hasta las ocho de la mañana del día de Año Nuevo, pero con la resolución municipal le será imposible abrir. Los dueños del bar tuvieron conocimiento ayer mismo de la decisión de Medio Ambiente y, si no clausuran el cotillón, "la Policía Local montará un dispositivo durante la Nochevieja para impedir que la fiesta se celebre".

Lo cierto es que en Sevilla cada vez pierden más fuerza estas fiestas, en beneficio de los encuentros de familias o amigos en cocheras particulares o locales alquilados para esta última noche del año. De hecho, en la capital tan sólo se va a celebrar un cotillón legal, el que celebrará el Club Cultural y Deportivo Santa Aurelia. El resto de bares con música y salas de fiesta deberán acogerse a la limitación de horarios, hasta las cuatro de la mañana en el primer caso y hasta las siete en el segundo.

La Policía Local vigilará los cotillones encubiertos en discotecas, muchos de los cuales se anuncian desde hace semanas en internet, a unos 50 euros por persona; la mayoría se ubican en polígonos industriales de la periferia. La otra opción para despedir 2008 es acudir a las cenas de gala de hoteles y restaurantes, con precios que van de los 75 a los 300 euros e incluyen cena, uvas, barra libre y cotillón.

Vigilancia. Según informó ayer el Ayuntamiento, 221 policías municipales se desplegarán en el operativo especial de vigilancia de Nochevieja y Año Nuevo (67 de ellos velarán en la última noche de 2008 y otros 154, en la mañana del 1 de enero). Los efectivos se repartirán entre la sala de control de policía y la oficina de denuncias, abierta al público ante cualquier incidencia.

Además de ellos, esa noche trabajarán otros muchos operarios municipales. Así, el Metrocentro, con 12 vehículos y 12 conductores, no interrumpe su servicio en toda la Nochevieja, mientras que el retén de Bomberos lo compondrán 63 efectivos. Habrá dos vehículos para cuidar el alumbrado público, con cuatro operarios, y en Movilidad funcionará otro coche con dos personas. El Cecop tendrá tres operarios empleados y Emasesa otros 27 para mantener las instalaciones, garantizar el suministro y atender avisos urgentes, entre otros cometidos.

  • 1