Local

El Consistorio le debe ya a Sacyr un millón de euros por las setas

Desde julio no paga el alquiler del edificio de Hacienda, 60.000 euros al mes, ni el canon por la entrada gratis de los sevillanos.

el 09 may 2012 / 20:37 h.

TAGS:

-->-->-->

Un año después de la apertura de la pasarela-mirador del Metropol Parasol y del Antiquarium -el último espacio de las setas abierto al público, el 6 de mayo de 2011-, sigue creciendo el coste de la nueva Encarnación para las arcas municipales. El Ayuntamiento ya debe casi un millón de euros a la empresa constructora que gestionará el espacio durante los próximos 40 años, Sacyr.

En concreto, a partir de julio del pasado año el Consistorio debió empezar a pagar el alquiler de la actual sede de la delegación de Hacienda, en el número 24 de la plaza de la Encarnación: cerca de 60.000 euros al mes (unos 700.000 euros al año), pero aún no le ha pagado nada a Sacyr. Así lo confirman fuentes municipales que recalcan que se está negociando con la empresa la forma de pago de un convenio "firmado por el anterior gobierno municipal".

Lo cierto es que el contrato del Metropol Parasol establece que Sacyr podrá alquilar el edificio del número 24 para oficinas, hotel o comercios, así como explotar el museo, la galería comercial con la plaza de abastos y las pasarelas-mirador. Dado que Hacienda no se ha podido mudar, el equipo del anterior alcalde, el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín, pactó con Sacyr que se quedarían en alquiler en el edificio.  Entonces, los socialistas no encontraron el dinero para rehabilitar la antigua comisaría de la Gavidia y trasladar allí a Hacienda y, ahora, el equipo de Juan Ignacio Zoido busca otro edificio  para la delegación y así ahorrarse este alquiler. La concesión a Sacyr de ese edificio municipal  fue valorado en 30 millones.

El 22 de julio de 2010, la junta de Gobierno local decidió proponerle a la constructora este alquiler, por lo pronto, para cinco años: 3,2 millones de euros, pero Zoido eliminó esta partida de los presupuestos y no incluyó otra. Así que, por ahora, el Ayuntamiento ya debe 600.000 euros, a los que se suman otros conceptos que también se están negociando con Sacyr. 

El anterior Gobierno acordó con la empresa un plan económico-financiero para corregir  elementos del contrato de concesión y así cuadrar las cuentas. Uno era el alquiler de dicho edificio y otro un canon de 450.000 euros al año para que los sevillanos no paguen por subir al mirador (se barajaron fórmulas como el patrocinio, pero nunca se concretaron), así como para subvencionar la mejora de los puestos del mercado. Por ahora, el Ayuntamiento tampoco ha pagado estos 450.000 euros.

No en vano, Urbanismo ya calificó de "razonable" el planteamiento de Sacyr para subir el precio de la entrada al mirador a los que no son nacidos o residentes en Sevilla hasta el doble de la tarifa marcada actualmente para compensar. Esto supondría que se elevaría de los 1,20 a 2,40 euros, pero aún no se ha acordado nada. 

Las cuentas. En febrero, el concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, señaló que las negociaciones iban por buen camino, pero no han dado frutos. Además, desde la empresa se apunta que la subida de la entrada es un tema "que hay que estudiar con cuidado" porque no quieren que la subida reste visitantes, sobre todo a los restaurantes del mirador.

De hecho, se baraja incluso que se les pueda devolver el dinero de la entrada a quienes consuman en el establecimiento de la parte alta de las setas para que éste no se vea perjudicado por la subida de precio.

Con todo, las setas de la Encarnación, inauguradas por el anterior alcalde el 27 de marzo del pasado año, han costado 102 millones de euros, según el Ayuntamiento, frente a los 54,5 millones en los que estaban presupuestadas.

El Consistorio aprobó dos modificaciones presupuestarias que dispararon la factura a los 97,6 millones y a estos se sumaron los 4,2 millones que costó la reforma del Antiquarium y otras facturas por direcciones de obras a dos arquitectos con cargo al Plan 5000 estatal. 

Sacyr puso de su bolsillo más de 30 millones de euros que ahora pretende recuperar, mientras  que el Consistorio le pagó 57 millones de euros (sin IVA) por la polémica obra, que le seguirá costando un millón de euros al año al Ayuntamiento si no traslada la delegación de Hacienda.

  • 1