Local

El Consistorio levanta una media de cuatro asentamientos por semana

El Ayuntamiento de Sevilla practica "un mínimo de cuatro intervenciones por semana" para impedir el asentamiento ilegal de chabolas en la capital. Según defiende la delegada de Convivencia, Nieves Hernández, "Sevilla no es una ciudad cómoda" para la instalación de población chabolista. Foto: José Manuel Cabello.

el 15 sep 2009 / 10:53 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Sevilla practica "un mínimo de cuatro intervenciones por semana" para impedir el asentamiento ilegal de chabolas en la capital. Según defiende la delegada de Convivencia, Nieves Hernández, "Sevilla no es una ciudad cómoda" para la instalación de población chabolista.

El dato lo proporcionaba ayer la delegada de Convivencia y Seguridad del Ayuntamiento de Sevilla, Nieves Hernández. La vigilancia y la "actuación continua" de la Policía contra el fenómeno del chabolismo ha fructificado en que todas las semanas se realicen de media un mínimo de cuatro intervenciones dirigidas a levantar asentamientos ilegales.

Hernández mantiene que en Sevilla ahora "estamos en mejor situación que hace un año", cuando se produjo el sonado desalojo de un grupo de ocupas de nacionalidad rumana que se había establecido en uno de los edificios abandonados de la manzana de la Barqueta. La edil reconoció que la mayoría de los asentamientos ilegales detectados en Sevilla son, como en el resto de España, de familias rumanas y aseveró que las cifras de la capital hispalense en este sentido son "comparables a las de cualquier otra ciudad grande como Sevilla".

La delegada municipal de Bienestar Social, Ana Gómez, también redunda en que la situación del fenómeno del chabolismo en Sevilla ha cambiado sustancialmente respecto al año pasado. "Salta a la vista que los puntos de asentamientos no han aumentado en nuestra ciudad", asegura.

Contundencia . Desde el Ayuntamiento se promete firmeza en las intervenciones contra los asentamientos chabolistas. "Vamos a seguir actuando con la misma contundencia", señala Ana Gómez, lo que no quita que muchas de estas personas -indigentes, temporeros en situación de tránsito, la mayoría procedente de otras latitudes- puedan montar una tienda de campaña en un lugar más o menos oculto atraídas por una gran metrópoli como Sevilla "con un clima idóneo", apunta la edil.

Las últimas actuaciones municipales en este sentido se produjeron el pasado jueves, día en el que se registraron un total de cuatro levantamientos de asentamientos ilegales.

Estos dispositivos comenzaron el pasado año, con motivo del desalojo de la manzana de la Barqueta. La adminsitración local actúa en estos casos mediante un procedimiento "protocolizado" en el que interviene el Cecop Social con un trabajo de coordinación importante en el que participan servicios como la Policía Local, Lipasam -que juega un "papel crucial" para retirar los kilos de bla asura que generan estos asentamientos- y la Unidad de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía, entre otros.

Nieves Hernández mantiene que "Sevilla no es una ciudad cómoda" para la instalación de asentamientos chabolistas, una sensación que ha comenzado a "trascender" incluso entre los núcleos de población errante.

"Aquéllos que se aventuran a instalarse saben que más pronto que tarde llegarán los policías para expulsarlos", asegura la responsable municipal de Seguridad y Convivencia.

La administración local se encuentra "muy pendiente en todo momento" del rebrote de nuevos asentamientos. A veces la sola advertencia de la Policía de que instalarse en la ciudad de manera ilegal está prohibido basta para que estads personas opten por marcharse por su cuenta, ya que si se produce el levantamiento de la chabola se arriesgan a perder sus escasos enseres (colchones).

Los márgenes del río siguen siendo el lugar primordial para que proliferen estos asentamientos por la cercanía de algo fundanmental: el agua.

  • 1