El Consistorio no cobra las multas por las botellonas

El Gobierno local alega que carece de una unidad para tramitar las sanciones impuestas.

el 06 mar 2012 / 22:09 h.

Un Policía Local sanciona a un vehículo.

En Écija está prohibido beber en la calle fuera de las zonas habilitadas para ello. Es la forma de controlar y evitar la botellona. Y está aprobado y recogido en unas ordenanzas municipales que se sancione y multe a las personas que beban alcohol en las calles. Sin embargo, las multas que se imponen por este motivo no llegan a salir del Ayuntamiento. No se tramitan.

Y las faltas contra la ordenanza antibotellona no son las únicas que quedan sin castigo: tampoco la colocación de más sillas de la cuenta en los veladores de los bares y restaurantes, la obstrucción de la vía pública, el cortar la calle con vallas o el colocar publicidad privada en suelo público, entre otras cuestiones.

El motivo por el que estas infracciones que registran los agentes de la Policía Local de Écija se quedan sin sanción es muy simple: no hay ningún trabajador municipal que se encargue de tramitarlas. Y es que el Ayuntamiento de Écija carece de una unidad de sanciones, según admite el Gobierno local (PP).

La responsable municipal de Seguridad Ciudadana, Silvia Heredia, reconoce que la falta de una unidad que se encargue de esta labor es "un tema muy delicado". "En el Ayuntamiento de Écija ahora mismo nos hace falta organizar una unidad que tramite determinadas multas como puede ser la de beber en la calle", algo que está prohibido desde que el pasado mandato el PSOE adaptó las ordenanzas municipales a la nueva norma de la Junta de Andalucía, para impedir que se beba fuera del recinto habilitado para ello, el botellódromo de la antigua piscina municipal, en el bulevar de Écija.

La creación de una unidad permitiría tramitar las multas que ponen los agentes, "y daría paso a que cualquier persona que haga un mal lo vea repercutido en su bolsillo el día de mañana", según la edil de Seguridad Ciudadana.

La situación actual es que "se pueden estar cometiendo infracciones, pero las sanciones no se convierten en realidad", remarca Heredia, lo que genera indefensión a la Policía municipal, en opinión de la concejal, "porque no le cubrimos las espaldas al policía, que da la cara, pone una multa, se enfrenta al ciudadano, le pone una sanción y luego no tiene ningún tipo de fruto", critica.

De forma similar se pronuncia el concejal de Hacienda y Urbanismo, Rafael Serrano, quien se lamenta de que hay multas que se quedan sin cobrar "porque no hay un técnico o una persona encargada de hacerlo, o formada e instruida para cumplir el cometido", algo que el anterior Gobierno no llevó a cabo "y que supone una responsabilidad legal por su parte", entiende Serrano.

"Si se aprueba una ordenanza y la correspondiente sanción a su incumplimiento, se supone que se encomienda a alguien la tarea de tramitar las multas", manifiesta el edil, quien asegura que, cuando su partido llegó a la Alcaldía, en junio pasado, "no había técnicos adscritos a estas tareas y las sanciones no llegaban". "Es más: me he encontrado con estanterías repletas de expedientes a los que no se había dado entrada y, por tanto, multas y sanciones por incumplimiento de normas urbanísticas", asegura.

Sin embargo, la versión del PSOE es bien diferente. Los socialistas afirman que cuando gobernaron Écija, entre 2003 y 2011, sí se tramitaban y se cobraban las multas. Fuentes socialistas señalan que si el actual Gobierno popular no las gestiona "ellos sabrán por qué", ya que, según reiteran, ellos sí las cobraban.

  • 1