martes, 18 diciembre 2018
20:38
, última actualización
Local

El consistorio plantea un ERE por su "crítica" situación económica

La crisis municipal empeora al ser excluido de las ayudas de la Diputación para pagar nóminas.

el 21 oct 2011 / 20:15 h.

TAGS:

Francisco Barrera, alcalde de Villanueva del Río y Minas.
El Ayuntamiento de Villanueva del Río y Minas se encuentra en un callejón sin salida, asfixiado por los gastos y por las deudas heredadas del antiguo equipo de Gobierno (PSOE). A ello se ha unido que la Diputación de Sevilla ha rechazado su petición para recibir una parte de los 9,4 millones de euros que ha concedido la Corporación provincial a 34 municipios con cargo al Fondo Extraordinario de Anticipos Reintegrables (FEAR), para que puedan pagar las nóminas del último trimestre del año.

 

Éste ha sido el último varapalo que ha recibido el alcalde del municipio minero, Francisco Barrera Delgado, de Unión Minera, que no sabe qué hacer por la falta de fondos. Una muestra de su precaria situación económica es que este Consistorio los únicos ingresos que percibe actualmente al mes son 65.000 euros de la Participación de los Ingresos del Estado (PIE), mientras que sólo para el abono mensual de las nóminas necesita 190.000 euros.

Barrera Delgado destaca que en 2010 el 62% del presupuesto municipal fue para el capítulo 1 de personal, por ello indica que ya ha comenzado a negociar con los trabajadores, aunque no se ha llegado a ningún acuerdo, para que parte de los 91 empleados fijos que tiene el Ayuntamiento dejen su contrato en suspenso durante dos años y cuando finalice este periodo de tiempo se reincorporen a su trabajo.

El regidor admite que todavía no hay nada cerrado con los sindicatos, pero afirma que de no llegar a ningún acuerdo el Consistorio se tendrá que plantear un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) o un expediente de regulación de empleo (ERE), por la "dramática situación en la que nos encontramos".

El adelgazamiento de la plantilla la inició el nuevo equipo de Gobierno (Unión Minera-PP) cuando llegaron al Gobierno. El alcalde advierte de que se encontraron con una nómina sobredimensionada: "Había 118 trabajadores para un municipio de 5.200 habitantes, cuando los del entorno como Cantillana, con 11.000 vecinos, dispone de 70 empleados, y Tocina-Los Rosales, con 9.000 habitantes, tiene en plantilla 60 trabajadores". Por ello, señala que no se han renovado 27 contratos, porque, según remarca, carecemos de dinero para abonar las nóminas.

Deudas heredadas. El regidor censura además que la anterior alcaldesa, María José Cervantes, firmó una póliza de crédito con un banco con cargo a la Participación en los Ingresos de la Comunidad Autónoma (Patrica) de todo 2011, "por ello, cuando recibimos este dinero de la Junta, lo tenemos que destinar a hacer frente a la póliza".

A estas penurias se une que al municipio se le ha denegado el Plan de Fomento Agrario (PFEA), el antiguo PER, porque el Consistorio adeuda 1,5 millones de euros a la Seguridad Social, "cuando en la localidad hay 640 parados, casi el 40% de la población activa", lamenta Barrera Delgado, quien aclara, además, que el Ayuntamiento no se puede endeudar, porque del presupuesto de 2010 hay un remanente negativo de dos millones de euros. "El plan de saneamiento que nos ha elaborado la Diputación para corregir nuestra situación financiera en tres años y cumplir la Ley de Economía Sostenible no nos permite que nos endeudemos más. Es la pescadilla que se muerde la cola", se queja el alcalde, que para finalizar apuntilla que además el Consistorio tiene una deuda de seis millones de euros. Todo ellos, insiste, heredado del anterior equipo de Gobierno, "que nos ha dejado sin dinero y en una situación económica muy crítica".

  • 1