Local

El Consistorio prevé excluir el Arenal de la limitación de tráfico en el Centro

Aunque la ordenanza lleva ya dos años aprobada, el plan del Ayuntamiento es claro: una aplicación gradual de las limitaciones al tráfico en el Centro. Habrá un periodo de pruebas y los controles con cámaras se centrarán en la zona Oeste-Norte de la ciudad. El Arenal quedará de momento fuera.

el 16 sep 2009 / 08:33 h.

TAGS:

Si se cumplen las previsiones del Gobierno municipal, antes de fin de año estarán instaladas una veintena de cámaras en los principales accesos de la ciudad para restringir la circulación de vehículos por el casco histórico en horario comercial. Pero habrá un periodo de pruebas y, sobre todo, no se aplicará en todo el Centro a la vez. Aunque la ordenanza cataloga todo el perímetro del núcleo urbano como zona de prioridad peatonal, la intervención se realizará por fases y en la primera, que se inicia este año, se centrará en la zona Norte-Oeste de la ciudad, dejando fuera todo el núcleo del Arenal.

La decisión de la Delegación de Movilidad, que dirige Francisco Fernández, responde a la intención de fasear esta intervención en el casco histórico y a una funcionalidad del barrio del Arenal en la movilidad de la ciudad: "El control de acceso está más penado de momento para la zona Oeste-Norte de la ciudad; en el Arenal, con su nueva fisonomía, es una zona particular con dos grandes vías de circulación como son Adriano y Antonia Díaz. Tienen que seguir ejerciendo esa función". Las dos calles citadas por Fernández estaban incluidas en el estudio inicial en el que se basa el contrato de instalación del sistema de videovigilancia adjudicado de forma provisional.

De hecho, en este contrato se adjunta un informe que recoge que por Adriano acceden diariamente al Centro casi 3.500 vehículos mientras que por Antonia Díaz salen 4.328. También en el Arenal se encuentran Dos de Mayo, con casi 4.000 coches de entrada, y Real de la Carretería, con 580 -siempre según los datos de este análisis de 2007-.

Pero lo que convierte la exclusión del Arenal en clave para explicar el proceso faseado previsto por Movilidad para el Centro es la conservación de la zona azul. En este barrio hay una tercera parte de las plazas de zona de estacionamiento rotatorio en superficie -ORA- existentes en la ciudad, ya que fue el primer sitio en el que se implantó este sistema. Hay alrededor de 1.700. En el diseño inicial del Centro peatonal se planteó que estas plazas salieran al entorno del perímetro del casco histórico. Pero esta medida quedará de momento para más adelante. La zona azul seguirá.

"Con la zona azul se garantiza la rotación de vehículos y que una misma plaza la puedan disfrutar dos y tres coches diariamente y debe seguir cumpliendo esa función", explicó Francisco Fernández. Sus planteamientos son opuestos a un informe encargado por la Gerencia de Urbanismo a una consultora y presentado hace sólo unos días a distintas delegaciones que proponía suprimir este tipo de zonas de pago por estacionamiento en superficie con el argumento de que atraían a los vehículos y provocaban atascos por la presencia de vehículos buscando una plaza para aparcar. Movilidad de momento no se plantea tocar las plazas de zona azul existentes en el Arenal, en Los Remedios y en la Buhaira.

El Centro seguirá así de momento teniendo plazas para aparcar, puesto que también se mantendrán, como ya se anunció hace más de un año, los aparcamientos subterráneos de rotación. Aunque el Plan General de Ordenación Urbana planteaba transformar estos espacios en plazas para residentes, la medida no se puede aplicar de momento al estar las instalaciones adjudicadas a distintas empresas. El proyecto de limitaciones de acceso al Centro tendrá por tanto vías sin controles que servirán para que los usuarios puedan aparcar sus vehículos en las instalaciones del Duque, Escuelas Pías y el Arenal.

La restricción de tráfico en el Centro es una de las medidas más ambiciosas y polémicas que tiene encima de la mesa el área de Movilidad. De ahí que se haya ido aplazando hasta que, entre otros avances, el casco histórico cuente con una estación de la línea 1 del Metro, que se inaugurará el próximo 16 de septiembre.

A partir de su activación, el sistema de control contará con mecanismos para autorizar accesos provisionales. Francisco Fernández garantiza que se cubrirán todas las necesidades: "Lo que hacemos es un uso racional del Centro. No habrá restricciones para residentes, carga y descarga, servicios de urgencia, e incluso comerciantes y hoteleros podrán hacer las excepciones. También si hay que desplazar a un familiar o se requiere trasladar en coche una compra".

  • 1