Local

El Consistorio refinanciará su deuda para poder invertir en 2011

Los cálculos de Hacienda dejan a Sevilla sin margen para pedir nuevos préstamos.

el 24 oct 2010 / 17:48 h.

TAGS:

El déficit municipal y el lastre de Tussam dejan los presupuestos de 2011 sin apenas margen para inversiones. Serán los más restrictivos de los últimos ejercicios y los esfuerzos se concentrarán en afrontar el gasto corriente y en reducir el saldo negativo con el que se cerró el anterior año. Hacienda ultima sus cálculos, que quiere cerrar antes de fin de año, y que tienen como punto de partida la exclusión de Sevilla de la ley que flexibiliza la prohibición de que las administraciones locales adquieran nuevas deudas durante el próximo ejercicio. Los últimos cálculos del Consistorio le sitúan en torno al 75,8% de endeudamiento, lo que le deja fuera, aunque sólo por décimas, del nuevo marco legal. Para tener margen para ejecutar inversiones hay que buscar otros recursos.

El proyecto de la Delegación de Hacienda, que se incluirá en el plan de saneamiento de las cuentas municipales una vez que se modifique -el primer documento ya estça autorizado por la Junta de Andalucía pero debe revisarse de nuevo tras los últimos resultados-, pasa por una segunda operación de refinanciación de la deuda, que ya se negocia con distintas entidades bancarias. La operación se planta como una segunda fase de la ejecutada en 2008 por el Ayuntamiento. En ese momento, Hacienda entabló conversaciones con las entidades bancarias para conseguir una mejora de las condiciones de parte de su deuda a largo plazo y, sobre todo, un aplazamiento del pago de intereses para disponer de más liquidez.

En ese momento, Hacienda renegoció las condiciones de una serie de créditos contraídos con distintas entidades bancarias que sumaban 419,7 millones de euros. Entraron en la operación BBVA, Banco de Crédito Local y Dexia Sabadell que redujeron el diferencial que tenía que afrontar el Consistorio, y al mismo tiempo aplazaron el pago de los intereses. Durante los primeros diez meses, el 75% de los préstamos se pagarían al 0,75%; y el resto al 2%. Pero ese plazo concluye precisamente ahora, el próximo mes de enero. Y a partir de ese momento, a cinco meses de las elecciones, se empezará a pagar al 4,85%. Si en 2010 ya se abonaron 34,2 millones de euros en intereses bancarios, la cifra se puede disparar si no se consigue renegociar la deuda, lo que puede contribuir a desequilibrar aún más las cuentas municipales.

La estrategia pasa ahora por volver a someter estos créditos a largo plazo a un proceso de refinanciación. Según fuentes de Hacienda, así se ha incluido en el plan de saneamiento y así se está negociando con distintas entidades bancarias. La operación afectará a más de 300 millones de euros, es decir, todo el dinero del gran paquete sometido a la refinanciación de 2008 que aún no haya sido amortizado.

Será el éxito de esta medida lo que determinará el margen de inversiones que tendrá el Ayuntamiento en 2011. El cierre de la liquidación de la Corporación local con 31,7 millones de euros de déficit y los más de 87 millones de euros de saldo negativo que arrastran las cuentas desde 2008 dejan sin apenas margen al Consistorio. Aunque las transferencias del Estado y de la Junta hayan aumentado según lo previsto en el plan de saneamiento, en la que modificación de este documento que se tramitará ahora será necesario recortar aún más las partidas para inversiones.

Sobre todo si se tiene en cuenta que en 2011 se deben empezar a devolver los anticipos a cuenta entregados por el Estado en 2008 basados en una previsión de ingresos que finalmente no se cumplió por la crisis. El Ayuntamiento tiene que devolver unos 25 millones de euros por este concepto, que se repartirán entre los próximos cinco años, gracias a la moratoria aprobada por el Gobierno central. Para el próximo ejercicio, deberá reintegrar 4,7 millones del Fondo Complementario de Financiación y 536.960 euros por la participación en los impuestos directos.

  • 1