Local

El Consistorio sólo tiene 21 pisos sociales disponibles

Las labores de mediación con los inquilinos y de sanción a propietarios se quedan sin referente.

el 22 sep 2011 / 20:45 h.

TAGS:

Candelaria Hernández y Eduardo Corrientes, en el Corral del Cura, en Pagés del Corro.

Aunque el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, anunciara la construcción de más pisos sociales , la única medida al respecto que ha tomado el gobierno local es el acuerdo remitido al último consejo de la Gerencia por el que se cancela el proyecto de Encarnación 5 y 6 y se justifica alegando que hay ya 121 viviendas gestionadas para un fin social. La realidad, sin embargo, es que la mayor parte de estos pisos, destinados a emergencias sociales y casos de extrema necesidad, están ocupadas. Sólo hay, según fuentes consultadas, 34 viviendas disponibles, de las que 13 están reservadas para personas inquilinas de edificios cuyas obras están a punto de comenzar y necesitan un realojo. El resto, hasta llegar a las 156 que componen el parque social están ocupadas.

En todos estos pisos, que el anterior gobierno calificó en repetidas ocasiones como insuficientes para hacer frente a la demanda, residen personas mayores de 65 años con un índice bajo de ingresos, inquilinos afectados por obras que no tienen recursos para acceder a otro piso y casos de emergencia social. Son, así, pisos temporales, aunque en muchos casos las estancias se prolonguen, cuya ocupación depende en muchos casos de circunstancias concretas.

Pero al margen de la gestión de este patrimonio que, según la Delegación de Urbanismo, pasaría a depender de Asuntos Sociales y de la propia Gerencia, la agencia Otainsa desempeñaba labores de mediación con los inquilinos en situación de abuso -casos de alquileres de renta antigua de los que quieren deshacerse los propietarios-, firmaba convenios urbanísticos -como el que permitió la construcción del Corral de la Encarnación en Pagés del Corro financiado parcialmente por un promotor- y advertía y sancionaba a los propietarios que incumplían el deber de conservación cuando los pisos estaban ocupados. Todas estas competencias se han quedado sin un referente claro en el nuevo organigrama aprobado por la Gerencia de Urbanismo.

Decenas de personas tenían hasta ahora como interlocutores a Otainsa. Como Ramón Carrillo, residente del Corral del Cura desde hace un año cuando fue desahuciado de su piso de Pino Montano por no poder pagar el alquiler. "Me preocupa, me inquieta. Temo que el PP nos acabe quitando los pisos y acabemos en la calle".

  • 1