Local

El Consistorio suprime el control previo a bares, pubs y discotecas

Los hosteleros aplauden que se agilicen licencias, pero un informe avisa de que la plantilla no está lista para las inspecciones.

el 27 oct 2011 / 20:16 h.

TAGS:

Los bares y discotecas podrán abrir con una mera declaración de que cumplen la norma.
El Ayuntamiento dará hoy un vuelco a la ordenanza de actividades aprobada hace apenas un año y medio. A partir de que entre en vigor, el Consistorio no realizará informes previos para conceder las licencias de apertura a los bares, las discotecas, las salas de fiesta o incluso a academias y guarderías privadas.

 

Todos estos establecimientos, al igual que ocurría desde julio de 2010 con los comercios, sólo necesitarán de una declaración de responsabilidad en la que tanto el dueño como los técnicos que hayan realizado el proyecto avalan que cumple la normativa y que no hay irregularidades. La revisión, que viene en buena medida a aplicar un nuevo marco legal autonómico, tiene un doble efecto. Por un lado, como subrayan desde la asociación de hosteleros, se agilizan los trámites al máximo y se responde a una reivindicación del sector que se sentía discriminado.

Por otro, habrá menos control municipal de actividades especialmente delicadas y todo quedará supeditado a una inspección a posteriori para la que, como advierte la jefa de sección de Administración en un informe, no está preparada la plantilla del Consistorio, y que puede tener como concuencia unas sanciones que son idénticas -no hay incremento como anunció el gobierno local hace unas semanas- a las que había en el anterior marco normativo municipal.

La anterior ordenanza de actividades dejó fuera del sistema de gestión flexible de las licencias de apertura -basado en informe hecho por el propietario y un técnico en el que se acredita el cumplimiento de la norma- a discotecas, bares, salas de fiesta, guarderías privadas, tiendas de tatuaje, superficies de más de 1.500 metros cuadrados, establecimientos con música en directo o instalaciones que puedan conllevar emisiones de ruido. En todos estos casos la apertura de un negocio debía conllevar previamente un informe ambiental, otro urbanístico y un tercero sanitario.

Ahora, este sistema se convierte en "excepcional". El "instrumento normal" será la declaración responsable.

"La ordenanza actuamente en vigor no cumple los objetivos de mejora de la regulación del sector ya que siguen existiendo trabas injustificadas y desproporcionadas", recoge el informe.

Pero esta mayor flexibilización tiene consecuencias. Actividades especialmente delicadas, por el ruido, por la contaminación lumínica, por cuestiones sanitarias, o simplemente por la presencia de menores podrán echar a andar sin necesidad de pasar una revisión previa del Consistorio. Deberán acreditar con informes técnicos que se cumple la normativa. Y si esto no ocurre se expondrán exactamente a las mismas sanciones que existían hasta ahora. Un máximo de 3.000 euros y, en caso de gravedad máxima, la revocación de la licencia.

Para que esta sanciones se aplican y para detectar irregularidades el Consistorio necesitará reforzar las inspecciones. Y ahí está uno de los grandes problemas, como advierte la jefa de sección y la propias consideraciones previas de la ordenanza: "La efectiva aplicación de la ordenanza requiere de medidas de reorganización y reestructuración de las funciones en el seno de la administración (...) Es necesario resestructurar la organización administrativa para adaptarse al nuevo planteamiento de control municipal de actividades".

A la espera de que esto se produzca el nuevo procedimiento es aplaudido por la asociación de hosteleros, entidad que solicitó esta medida en la campaña a todos los grupos políticos. "La hostelería se había quedado fuera de la anterior ordenanza. Y esto era un impedimento. Se podían tardar hasta dos años en abrir un negocio, una barbaridad", explica Pedro Sánchez Cuerda, quien subraya que las garantías legales son las mismas: "El proyecto lo firma el propietario del negocio y un técnico, y si luego no se cumple se aplicarán sanciones igual que antes". El representante de los hosteleros rechaza así que esta nueva reforma pueda suponer un riesgo por su aplicación a discotecas o salas de fiestas e incide en que los controles posteriores serán importante: "Que se hagan esas inspecciones, pero a posteriori, no que tengan a cualquier dueño de un negocio, en la situación actual, meses y años esperando un permiso".

  • 1