jueves, 15 noviembre 2018
05:41
, última actualización
Local

El Consistorio usará las cámaras de tráfico para multar en semáforos

El gobierno local modifica hoy el sistema de videovigilancia para que tomen imágenes de los vehículos que pasen en rojo

el 04 may 2012 / 12:22 h.

TAGS:

El Ayuntamiento hará uso de las cámaras de tráfico instaladas en la ciudad para multar a los vehículos que se salten los semáforos en rojo. El pleno de hoy aprobará la modificación del fichero que hace referencia a la captación de imágenes de esas cámaras, que ya reconocían las matrículas de los coches pero que a partir de ahora no sólo controlarán la circulación por carriles exclusivos de servicio público -como el carril bus de las viales en sentido único- ni las áreas restringidas, sino que también se aplicará "una fotografía control de semáforo en rojo".

La medida se podrá aplicar en las cámaras de control del tráfico distribuidas por varios puntos de la ciudad, como la Ronda Histórica, Eduardo Dato o Menéndez Pelayo, cuyo uso estaba destinado en principio a proteger el carril bus, así como otras, como las de Kansas City o avenida de Torneo, que se instalaron en su día como radares pero que se reconvertirán para control semafórico. En estos dos últimos casos ya figura incluso los carteles ilustrativos alertando a los usuarios que serán fotografiados -y multados- si se saltan el semáforo en rojo.

La modificación en cuestión no descarta que esa medida sancionadora se pueda extender a la veintena de cámaras que se instalaron hace dos años para el Plan Centro, si bien fuentes municipales descartaron que se vayan a utilizar para tal fin. La posibilidad de hacer uso de las cámaras que restringían el acceso al centro para captar imágenes de los infractores al volante ya se plasmó en el informe técnico que esgrimió el Ayuntamiento de Sevilla para derogar el Plan Centro. El informe, que firmó el por aquel entonces ingeniero jefe del Centro de Control del Tráfico, Enrique Gutiérrez, contemplaba que un futuro uso que se le podría dar a esas cámaras podría ser el del sistema denominado foto-rojo. Hasta la empresa Sice -la que instala el sistema de restricciones en el centro- apuntó a su viabilidad con esta finalidad durante la comisión de investigación del plan.

La utilización de este sistema genera mucho debate, ya que la opinión pública se divide entre los que lo ven como una medida disuasoria y de seguridad y los que creen que su puesta en servicio sólo busca recaudar más a través de las multas. Así ha ocurrido en otros puntos del país donde se ha probado el servicio. Madrid, por ejemplo, lleva desde el año 2005 ampliando la red de cámaras para cazar a los conductores que se salten el semáforo. Más tiempo lleva aplicandose en Barcelona, que en 2001 instaló los primeros controles fotográficos como medida disuasoria para el conductor y evitar accidentes en los cruces. La medida ha cobrado fuerza este año y hay otros ayuntamientos españoles, caso deSalamanca o La Coruña, que han instalado los primeros dispositivos sancionadores.

Idea antigua. Esta medida, además, ya se barajó por parte del anterior gobierno municipal hace tres años. En verano de 2009, el por aquel entonces delegado de Movilidad, Francisco Fernández, estaba trabajando en un sistema por el que las cámaras tomaran imágenes de los infractores en los cruces más peligrosos de la ciudad y en los que haya habido más accidentes. Este planteamiento inicial se le dio forma a principios de 2010, cuando desde el Ayunamiento ya se hablaba directamente del uso de más de medio centenar de cámaras para multar a aquellos que incumplieran las normativas de tráfico.

Las cámaras, de todos modos, ya se han utilizado durante este tiempo para multar a los conductores, aunque su radio de acción se quedaba limitado a detectar aquellos que hacían un uso ilegal del carril bus, que sólo está permitido para Tussam y taxis. Esta vigilancia a través del uso de cámaras se daba sobre todo en las avenidas de sentido único, como la Ronda Histórica, Pío XII, Luis Montoto o Eduardo Dato, donde los infractores detectados por las cámaras utilizaban el carril bus para ir en dirección contraria.

El nuevo uso que se le dio fue con la aplicación del Plan Centro a partir de diciembre de 2010, por el que las cámaras se utilizaban para detectar los vehículos que entraban en el centro y que debían salir en un periodo inferior a los 45 minutos, a no ser que fueran residentes o hicieran uso de los aparcamientos subterráneos del casco histórico y que fue derogado por el PP en julio pasado.

  • 1